miércoles, 27 de abril de 2011

Enredados con las letras

En estos momentos es la Noche de los Libros. Y Madrid, hoy y siempre, es una ciudad de las letras. Así es si se presta atención a sus librerías, cafés y otros rincones. Y es que mientras el mundo entero se empeña en anunciar que el libro está en peligro de extinción, han surgido nuevos espacios en los que leer, adquirir y maravillarse con los lanzamientos editoriales más atractivos. Sobre diseño, gastronomía, de segunda mano, en otros idiomas…

italiana_madrid
Corredera Baja de San Pablo, 10. 
Es naif, sencillo y huele a café. Italiano, claro está, como las cositas dulces y saladas para, ñam-ñam, acompañar. La mayoría de los libros hablan la lengua de Dante y versan en torno a la cultura, arquitectura y gastronomía del país vecino.






(© Fotos italiana_madrid)

A Punto
Ana, Roberta, Aída y Sara han creado un espacio suculento. Para los lectores más voraces, éste es el paraíso. Porque encuentran los títulos imprescindibles sobre países, ingredientes, vinos, cocineros y un largo etcétera que, seguro, saciará su apetito. Además, realizan cursos de cocina, catas y otras deliciosas actividades. 

Tipos infames
San Joaquín, 3 Bajo Izquierdo. www.tiposinfames.com
Alfonso, Gonzalo y Francisco se encontraron en la facultad de Historia del Arte y se enredaron en un blog.


(© Foto Tipos Infames)


E imaginaron, para luego crear, este lugar tan fantástico. Es una librería imprescindible por muchas razones. Una: naturalmente, sus fondos bibliográficos – más de 3.000-. Dos: ser, además, cafetería y tienda de vinos. Y tres: por la sala de exposiciones situada en la planta inferior.

La Buena Vida
Es una de mis direcciones fetiche. Lo confieso. Porque tras un paseo por el Palacio Real y alrededores, se antoja el lugar idóneo para detenerse. Porque si los libros son magníficos, la selección musical no desentona. Y porque se respira arte, bohemia y buen gusto.

Gloria
Hortaleza, 116. www.abgloria.com
En este caso el binomio es librería-sala de exposiciones. Su contenido no es otro que lo mejor y más apetecible en artes visuales, arquitectura y diseño.




(© Foto Gloria)

Arrebato Libros
En Malasaña, un camaleónico espacio en el que adoran las letras, sobre todo, las que cuentan una historia en cada doblez, arruga porque han pasado de una mano a otra. 


La Independiente

Espíritu Santo, 27. www.laindependientelibros.com
La descubrí ayer. Y volveré. Sumamente recomendable, lo suyo son las editoriales independientes. 

Quiero dudar -y dudo- de ese incierto futuro que la mayoría augura al papel, a las ilustraciones, a la tinta, al olor y cadencia de las páginas… 

Algunos adoramos esas sensaciones y otras como el tacto de la seda, del papel llegado de paraísos remotos. Por suerte, todavía quedan talleres de encuadernación como La Eriza (Colón, 15), propiedad de Óscar Sánchez Lozano. Nos cocimos cuando comenzaba su aventura, creo recordar que tras un periplo en Londres. Me asomé por la ventana y fascinada entré: "¿Qué es este lugar?". Entonces descubrí a una genial artesano que parece sacado de una novela.


Y ahora, cierro el ordenador y paseo con Maga por París... (Rayuela).

miércoles, 20 de abril de 2011

Llorarás

Salomé me recomendó un libro.

"En el instante en que ya no tienes a tu lado a la persona con la que quisieras estar, su evocación penetra en tu cabeza en los momentos más inesperados. De repente eres asediado por recuerdos e imágenes. El asedio se produce cuando sientes que el presente atraviesa tu vida sin dignarse siquiera a mirarte, y entonces concluyes que es mejor vivir en los rincones y los recovecos de los días del pasado que en cuanto estás viviendo".



El tiempo que querría. Volo, Fabio. Editorial Plaza y Janés.






(© Fotos Cardamomoyclavo)


Y vuelvo a un cuento: Sencillamente tú. Janisch, Heinz y Bauer, Jutta. Lóguez.

martes, 12 de abril de 2011

Sevilla-Zaragoza-Teruel-Barcelona

Qué bueno es tener amigas.
Sí.
Están, no están. Y siempre te acompañan.
En silencio.



(© Foto Cardamomoyclavo)


Entre sonoras carcajadas.
Aunque los libros ya fueran abandonados y las noches de verbena sean parte del pasado.
Siempre.
Porque... 'yo nunca he vivido con un señor' o 'tu amigo es un holograma' cobran sentido con ellas.
Y es tan sólo con ellas con quienes recuerdas esa canción, el romano amaretto sour o la fideuá.



Por eso, yo quiero a las mías.

jueves, 7 de abril de 2011

Mucho más que museos

Por ver sus fondos y no perderme las muestras temporales, vuelvo una y otra vez a los museos y centros de arte de Madrid. Entre mis favoritos, sin duda, el Reina Sofía, el Thyssen y la Fundación Mapfre.

Además, cuentan con tiendas en las que es una gozada detenerse, antes o después, y reparar, sobre todo, en los libros que reúnen. Pero hay mucho más. Éstas son mis favoritas:

Museo Thyssen (Pº del Prado, 8. www.museothyssen.org). No es preciso pagar entrada para concederse una sesión de shopping en toda regla. Cuenta con una ingente selección bibliográfica y el apartado infantil es una delicia. 

Son famosas las sedas pintadas a mano y joyas que, en exclusiva, realizan diseñadores inspirándose en los cuadros de la colección.





(© Fotos Museo Thyssen)

CaixaForum (Pº del Prado, 36. www.obrasocial.lacaixa.es). Herzog y de Meuron fueron los encargados de rehabilitar la antigua central eléctrica del Mediodía y convertirla en el mejor escaparate de la Fundación La Caixa.

Su tienda es Laie, mítica librería presente en otras entidades culturales de Cataluña. Aquí como allá, ha marcado un estilo propio y su mayor valor son sus más de 5.000 referencias sobre diseño, fotografía, arquitectura, literatura infantil, ensayo y narrativa.



(© Foto Laie)

Junto a las letras, infinidad de gadgets a la última, también para niños.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Ronda de Atocha, 2.  www.museoreinasofia.es). Es el último vértice del llamado triángulo del arte. Como la mayoría, fruto de la remodelación acometida por Jean Nouvel, ha introducido una espectacular tienda en su oferta. 

Y cabe decir que la del MNCARS, propiedad de La Central, deslumbra y supera las expectativas sobre todo en lo que a libros y cultura se refiere. Son más de 440 metros cuadrados, con 65.000 títulos especializados en Humanidades y toda la bibliografía relacionada con las actividades pasadas y presentes del museo.

Fundación Mapfre (Pº de Recoletos, 23. www.mapfre.com). Imprescindible cuando el objetivo es descubrir, emocionarse y sentir ante un lienzo o una fotografía. Su tienda está gestionada asimismo por La Central. Son éxito de ventas los títulos y objetos vinculados a cada muestra; si bien, es una buena pista para hallar la bibliografía precisa para introducirse o profundizar en todos los movimientos y corrientes. Sin olvidar, las secciones de fotografía, literatura y títulos para los más pequeños.

Por otro lado, la firma Kikkerland se ha convertido en la favorita gracias a sus simpáticas y útiles cositas para el hogar, la oficina, etc.

Museo del Romanticismo (San Mateo, 13. www.museoromanticismo.mcu.es). Fue uno de los primeros museos que visité al llegar a Madrid. Me fascinó ver el despacho en el que escribía Larra (¡Qué cosas!). Con una atmósfera única, a través de pinturas, muebles, miniaturas y otras artes decorativas permite descubrir un período tan fructífero como el Romanticismo.

Y tras el disfrute sensorial, se pueden comprar los libros de autores como Blake, Goethe o Brontë así como Bécquer, Zorrilla o Larra. Y abanicos pintados a mano, sombrillas de encaje, juegos de té, réplicas de las piezas y un largo etcétera.

Ah, y su café es una delicia… con jardín interior incluido.