domingo, 30 de octubre de 2011

Fantasía colgante

No son trapecios ni castillos en el aire. Pero sí cadenas, pendientes y otros complementos realmente bellos. Porque no me gustan las joyas pero adoro las joyitas, aquí van mis favoritas.

Recién descubro a Cristina Zazo (www.cristinazazo.com) que se recuerda a sí misma siempre dibujando y modelando: "Al principio en la arena de los parques donde jugaba con mis hermanas, en las paredes y muebles de mi casa...". A la vista de los resultados, mereció la pena tener que limpiarlos o repararlos. 



Cada pieza está hecha a mano en latón chapado en oro de 18 k.



Bonitas, ¿verdad? Son tan especiales que su magia ha llegado a Harvey Nichols, en Hong Kong, y a Anthropologie novias, en Estados Unidos.




(© Fotos Cristina Zazo)

De la misma forma que me entusiasma la nueva colección de Circo (Regueros, 1. Tel. 91 391 50 07. www.circojewellery.com). 


(© Fotos Circo)

Hechizantes. Todas y cada una. 

miércoles, 26 de octubre de 2011

Sería florista

Peonías, buganvillas y rosas silvestres como las que crecen en algún rincón de mi pueblo. 

Y lilas, violetas, girasoles. Adoro las flores, por su color, aroma, presencia, elegancia. 

Tanto que si no fuera una negada con las manualidades, me reinventaría como florista. Mientras sigo soñando -también lo hago con librerías infantiles, tiendas de té, un hotel rural...- apunto en mi agenda los cursos que imparte Sally Lerma, propietaria de The Workshop Flores (www.theworkshopflores.com), en su coqueto rincón de Federica & Co (Hermosilla, 26. Madrid). 


Suponen la oportunidad de conocer técnicas y trucos para arreglos que ponen una pincelada de belleza en cualquier rincón de casa, en una mesa vestida de forma especial o, sencillamente, por el placer de rodearse de esas pequeñas cosas bonitas que hacen la vida más amable.




La cita es cada lunes, de 21.00 a 22.30 horas. Con plantas, frutos naturales de temporada y adornos sencillos, Sally, encantadora y exquisita, ofrece clases en torno a las flores de la estación que vivimos y la que no muy tarde llegará, el invierno. 


Esta semana, el motivo ha sido Halloween. Nuestro tiesto, en este caso, fue una calabaza. Aprendimos a utilizar la esponja en la que se introducen las flores, a realizar el corte adecuado y clavar los tallos hasta una determinada profundidad. 


Junto a ella, estaba Sarah Hambleton, su madre, de quien ha heredado esta pasión que le hizo cambiar el rumbo de su vida y abandonar su carrera en la banca. 



En las próximas semanas, tendrán lugar talleres en torno a las posibilidades -infinitas, singulares- en una cita tan entrañable como Navidad. 



(© Fotos The Workshop Flores)

Y espero que en verano, el escenario sea, de nuevo, el Museo de Sorolla, lugar en el que suelo cobijarme los domingos de sol... 


Volveré y estaré entre flores. Ah, mi primer centro:




(© Foto Cardamomoyclavo)

domingo, 23 de octubre de 2011

Me perdería

Me gusta el frío. La lluvia. Y los días de otoño.

Entonces, me gusta imaginar que me pierdo. Cierro los ojos y me encuentro. Sí, lo hago y es en un lugar especial. Con compañía especial.

Deseo que haga frío, llueva y los días sean más otoñales que nunca. Deseo perderme y encontrarme en...

Casa Josephine (www.casajosephine.com). En La Rioja, de donde vengo, donde habitan los míos. Pero esta vez creo que no les visitaría. Tardaría horas en salir del hotel, tan sólo caminaría los pasos que distan entre la habitación, el salón, la mesa del desayuno...




Y brindaría con su vino formulando un deseo: regresar en verano y asistir a uno de sus cursos.



(© Fotos Casa Josephine)

Vuelvo a cerrar los ojos. Y llego hasta El Hotelito (www.el-hotelito.es) para quedarme en una de sus doce habitaciones.





(© Fotos El Hotelito)

Y no hacer nada. Tan sólo ser feliz.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Me gustan los patios

Quizá porque permiten pasar al otro lado. E imaginar que lo habitual, lo conocido, se quedó fuera...

Como cuando era niña y, en el pueblo de mis veranos, nos colábamos en esa casa derruida que dejó de existir.

He descubierto varios. Oníricos, maravillosos...


Federica & Co (Hermosilla, 26. http://federicastories.blogspot.com/).
Absolutamente de ensueño, comenzó siendo un mercadillo navideño con fines benéficos y se ha convertido en el lugar de moda. Flores, perfumes personalizados, objetos y muebles hallados en pequeños pueblos de Francia...





Y tocados para el cabello, moda a la última, cursos de cocina y una calma inusitada...



(© Fotos Federica&co)


Speed&bacon (Ramón de la Cruz, 26.www.speedandbacon.com). 300 metros ocupados por el ingenio de nuevos creadores. Y además, una galería de arte en la planta superior y un patio que quita el sentido y que es preciso cruzar para descubrir el resto.



(© Fotos Speed&Bacon)


Aspesi (Jorge Juan, 5. www.aspesi.it). Las prendas de esta firma italiana no pasan de moda. Inversión en cortes impecables, colores magistrales y gran diseño. Además, su ubicación permite admirar -pero nunca acceder- a una patio único... 


Ni siquiera los vecinos pueden pisarlo... lástima.

domingo, 16 de octubre de 2011

Aprendiendo a cocinar

No sé freír un huevo pero me maravillan los lugares en los que enseñan a cocinar y comer saludablemente. Me gustan pero todavía no me he matriculado en uno de sus cursos o actividades.

Son espacios como A Punto (Pelayo, 60. www.apuntolibreria.com) o Kitchen Club (Ballesta, 8. www.kitchenclub.es).

Pensando especialmente en los niños y en aquellos papás que desean inculcarles lo importante que es una alimentación correcta, ha surgido La Cocinita de Chamberí (Trafalgar, 12. www.lacocinita.eslacocinitadechamberi.blogspot.com).




Es el proyecto de Paloma Montón, quien reúne alimentos para todas las edades, también para los bebés. Así hay leches maternizadas, potitos, papillas y galletitas. Luego se les conquista con pastas con formas y colores divertidos, y de harinas integrales. Por otro lado, Paloma presta atención al cada vez más elevado índice de alergias. 




En el apartado lúdico, presenta juegos vinculados a la alimentación, puzles, cocinitas… cuyo objetivo es inculcar de forma sencilla valores esenciales. Y es que con la comida no se juega pero ésta puede ser divertida. De igual forma que se aprende con la lectura de volúmenes sobre salud, nutrición, crianza, etc. Una suerte de biblioteca que, sin duda, resuelve multitud de dudas que surgen en el día a día.







(© Fotos La Cocinita de Chamberí)

Y, claro, los talleres en los que experimentar con nuevas texturas, sabores, colores… e interesantes charlas formativas o del grupo de lactancia que consiste en una amena merienda en la que las mamás comparten experiencias sobre sus bebés. 

En Barcelona, otra pista ineludible: The Cooking Space by Delishop (Pª de Sant Joan, 13. www.delishop.es) con multitud de talleres para pequeños y grandes chefs.



© Foto Delishop)

Debería aprender a cocinar.

miércoles, 12 de octubre de 2011

También adoro merendar

Quizá este blog debería estar especializado en desayunos. No es mala idea, cierto. Pero hoy he decidido merendar. Porque ya desayuné, claro.

Aunque lo cierto es que en Oíta (Hortaleza, 30), mi último descubrimiento, se comienza, continúa y concluye el día de forma dulce, salada y siempre deliciosa. 


Un maravilloso ejemplo de delicadeza y buen gusto, literalmente, obra de las hermanas Vidal. Ellas -Pilar, María y Rosa-, asturianas, pusieron su pica en Madrid en otra dirección tan apetitosa como Pomme Sucre (Barquillo, 49). Ahora apuestan por una fórmula que amplía la oferta de café, copas, etc.


Así, cuentan con un pequeño mostrador con sus especialidades y bollería más irresistibles (sus famosos cruasanes, no faltan). También apetecibles infusiones, zumos naturales o batidos. Sin pasar por alto el chocolate a la taza. Por su aroma, sabor y delicadeza, se antoja una taza y bizcocho cualquier tarde en las que apetece merendar como cuando éramos niños.


(© Fotos Carlos Rosillo Antúnez)

Música suave, una puesta en escena en la que los muebles vintage y otros objetos antiguos imprimen una personalidad única y un buen servicio convierten Oíta en la pista diez. Ah, y próximamente contará con brunch… Y yo tendré que iniciar un blog de desayunos... 

domingo, 9 de octubre de 2011

Es arte

Como a Mario, me gustan los graffitis. Mis ojos los encuentran y mi cámara los ha fotografiado repetidamente. Luego, quedan esos minutos de reflexión sobre su mensaje, estética, impacto y carácter artístico. Porque como él, creo que, efectivamente, son arte.

Suárez, que ése es el apellido de este taxidermista urbano y periodista, reúne sus mejores hallazgos en un volumen realmente interesante: Los nombres esenciales del arte urbano y del graffiti español, editado por Lunwerg.

Por vez primera, además, alguien explica quiénes fueron y son los protagonistas y dónde, cómo, por qué y cuándo dejaron su huella. Añade también las consecuencias de sus trabajos. Desde la inicial persecución y estigma hasta el elogio actual.

(© Foto Lunwerg)


Y voy a ser un poco mala o buena, cómo se quiera ver, y no desvelaré el contenido del libro porque creo, firmemente, en que hay que comprar, leer, disfrutar, paladear y acariciar sus páginas. Porque incita a mirar la realidad con curiosidad, a hacerse preguntas y a reflexionar sobre los confines del arte.

Sencillamente su lectura me inspiró a bucear entre mis fotos y hallar aquellos graffitis que una vez me sorprendieron y detuvieron mis pasos en ciudades como Granada, Logroño, Berlín.




(© Fotos: Cardamomoyclavo)


Lástima que no encuentro la fabulosa obra de Miss Van que una vez hubo cerca del mercado de la Boquería... porque, sí, el carácter efímero acompaña a los graffitis.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Y ella llegó

Su nombre es Maggie. Podría tratarse de una chica extranjera, con mucho encanto y simpatía. Precisamente no guapa pero con algo mejor: con un atractivo y belleza particulares. Pero no, no es de carne y hueso. Es una tienda situada en el número cinco de Conde Duque (barrio en el que yo algún día viviré).


Es la nueva aventura empresarial de los hermanos Barral: Carmen, Felipe y Mai. Los tres llegaron al barrio y abrieron Polar. Fue hace ocho años y con un trato exquisitamente agradable han conquistado a una clientela que pasó una vez por allí y que siempre regresa.


Precisamente, fue en su primera tienda masculina donde pensaron en Maggie. Y es que apenas contaban con un pequeño espacio dedicado a prendas para ellas, las que venían con su chico, hermano o amigo. Ahora somos nosotras las que disfrutamos de unas compras más placenteras. 


(© Fotos Maggie) 

Es una tienda agradable, naif, femenina y en la que las auténticas protagonistas son las prendas. Moda sencilla, confeccionada con materiales de primera calidad. Son algodones, lanas y otros tejidos que pronto abrigarán el otoño y después, el invierno. Vestidos, abrigos, chaquetas y otras piezas de punto en colores afines al arcoíris de la nueva estación.

Las firmas reunidas son tan delicadas como la francesa Sessùn, la sueca Rules by Mary o la holandesa Maison Scotch. Tampoco faltan French Connection, Paul and Joe Sister, Prim I am, o las españolas Loreak Mendian y Argot y Margot. Para acompañar, además, los complementos de la catalana Après Ski. Son pañuelos de seda, pulseras, collares, etc.

Atención porque Maggie llegó para quedarse pero, de momento, lo hace detrás de un andamio. No pasen de largo, estén atentos a los farolillos blancos que anuncian su apertura.