viernes, 27 de julio de 2012

De vocación: hospitalero

Mi hermano ha encontrado su vocación. Ahora es hospitalero.

No lo imaginó cuando inició su primer Camino, en 2004, pero quizá sí durante el segundo o el tercero para tenerlo meridianamente claro en el noveno, que hizo desde el País Vasco y hasta Santiago.

En tan sólo tres meses ha transformado un inmueble, que antaño fue un salón de baile, en su albergue. Se llama Check In Rioja (Los Baños, 2) y está en el centro de Logroño. Me encanta visitarle.






Cuando charlo con los peregrinos añoro la experiencia que viví. Sí, recuerdo el dolor físico, todas las vueltas que le di a la cabeza, aquellos cambios y decisiones que comencé a valorar, y vienen a mi mente todos esos momentos.

Cantando de alegría al llegar a la meta. Llorando de pena y preguntándome, incluso en voz alta: ¿Pero qué hago aquí?

Entonces me hubiese encantado llegar a un lugar como Check In Rioja.


Seguro que habría deseado quedarme más de un día. Como Cecilia, llegada de Suecia, y que escuchando a su cuerpo decidió permanecer durante dos días: ir al cine, conocer Logroño, probar las tapas... O Juan Miguel, de Málaga, y su dolorida rodilla. Con él he mantenido conversaciones muy especiales.

Me hubiese encantado sentarme y leer un libro, el periódico. En mi lista de añoranzas figuraban la lectura y también algo tan banal como todos mi tarritos de cremas... Esas cositas cotidianas que hacen sentir bien.

En Check In Rioja hay revistas, libros, guías... Y una gran mesa.



Cinco baños individuales.




Wifi gratuito. Y muy buen rollo. Sí, es el albergue de mi hermano,
pero es que lo tiene. 

(© Fotos Juan Serrano Corbella)

Ultreia.

martes, 24 de julio de 2012

Logroño, todavía más bonito

Sigo en Logroño. Con mi rutina y cositas excepcionales. Sí, tanto como tomar un helado o visitar lugares especiales.

Los primeros, de mojito y galleta maría -aunque no peguen- y de avellanas con chocolate combinado con turrón. Ambos en Della Sera (Portales, 28), fantástica heladería que en su décimo aniversario ha editado unas postales preciosas. A mí que tanto me gusta mandar cartas, sobre todo a ella, me entusiasmó la idea.

(© Foto Cardamomoyclavo)


Los segundos son dos espacios que no encajan sólo con la categoría de tienda. 
La superan.

Dodo Arts and Crafts (Juan XXIII, 6. http://dodoartsandcrafts.wordpress.com) es el paraíso de quienes adoran hacer cositas a mano. Yo las tengo para darle a la tecla y poco más; de hecho, siendo niña suspendí Plástica.



Para quienes sí tienen maña o la paciencia para aprender; para quienes dar puntadas o forma a diversos materiales o quizá cortar telas relaja; para todos ellos éste es su sitio. También para personas como yo que sin hacer lo uno ni lo otro, valoramos la artesanía.



Se encuentra desde joyería creativa a ropa hecha a mano así como cuidadas ediciones de libros, ilustraciones y cuadros. Pertenecen a talentos emergentes y conocidos.





Con el sello de Dodo, los 'Enfieltrados', es decir, pequeñas esculturas en lana de personas conocidas o no, es decir, de familiares, amigos...; 'Somos menudas somos' o lo que es lo mismo, oficios, mascotas u otros objetos a escala 1:12; y por último, 'Cucamonas' -pulseras, bolsitos, diademas, etc- y 'Bisutería golosa' -broches, pendientes y collares en forma de pasteles, tartas, piruletas y otros dulces-.




No falta el espacio Do it yoursef! ni los kits así como cursos (para niños y adultos) sobre dibujo, pintura, decoración creativa y mucho más.




(© Fotos Dodo Arts and Crafts) 


Es Dodo Arts and Crafts y su máxima: Vive creativamente cada día.

De Manos para qué os quiero, la otra dirección, escribo pronto porque sigo con mi rutina, en Logroño. Feliz.

miércoles, 18 de julio de 2012

Logroño se pone bonito

En estos momentos, mi mapa vital es Logroño. Es una cuestión de días, pero me he propuesto apreciar la cotidianidad. Madrugar, hacer las tareas, escaparme algún minutito, regresar, decir 'ultreia' y tener dulces sueños.

Mis pasos van y vienen por el casco viejo, donde he descubierto nuevas ideas que embellecen y hacen más apetecible esta ciudad.

Como Habemus Sensaciones (Rodríguez Paterna, 2. http://habemusrioja.com), un nuevo colmado -me encanta esta palabra- creado por Eva y Alicia. Ambas periodistas, ambas inquietas y con muy buenas intenciones.



La suya es una genial declaración de principios que se materializa en su propia línea de alimentos gourmet. Desde un vino tempranillo a otro clarete (ése gran desconocido).



Se pueden llevar o tomar y conocer un poquito más a través de las catas que organizan para grupos. 



Ellas abogan por la filosofía slow y su aceite es de aquí como lo son la sal y las galletitas saladas, las gominolas y los bombones. 



(© Fotos Habemus Sensaciones)

Todos con el vino como ingrediente básico. Todos, productos ecológicos. Y se envuelven en un packaging diez, de esos que una no quisiera romper.

Moda, simpatía y decoración muy cuidada son esas otras cositas que embellecen Logroño y que invitan a pasarse por el número dos de la calle Rodríguez Paterna.

Y yo sigo con mi día a día. Creo que me gusta Logroño.

viernes, 13 de julio de 2012

Hay color. Es coctelería

Frutas naturales, mediterráneas o tropicales; especias de otros mundos; bebidas Premium y, por supuesto, mucha imaginación. Es verano y se imponen cócteles refrescantes; los preparan reconocidos barmen, mis favoritos...

Javier de las Muelas, artífice de Dry Martini, presenta Surfin’ Safari, a base de bitter de wasabi, jengibre, cardamomo, zumo de manzana, licor Midori y ron Barcardi Superior. 


Otras propuestas, de las que no desvelo ingredientes, son:

  Hawaian Charm 


Chill out Martini


(© Fotos Javier de las Muelas)

Sin salir de la Ciudad Condal, en el club privado del restaurante Dime (Avda. Doctor Fleming, 11), Francesco Angotti crea Ceilán, es decir, Ron Zacapa Centenario nº 23, infusión de lima kafir, canela, té negro y jengibre. 

(© Foto Dime)

Bloomsbury Fizz tiene el sello de Giuseppe Santamaría, de Ohla (Vía Laietana, 49). Se trata de una vuelta de tuerca al clásico gin fizz, con Tanqueray nº Ten, albahaca, oporto, zumo de limón y de lima, una clara de huevo, un chorrito de soda y jarabe de azúcar.


(© Foto Ohla)

En Madrid, la sugerencia de Saúl del Campo, en el Hotel de Las Letras (Gran Vía, 11), prescinde del alcohol. Es Cucumber Frozen Martini, pura frescura con pepino, hierbabuena, zumo de yuzu y un top de jarabe de azúcar. Su colega Mario Villalón, de El Padre (Serrano, 41) tampoco añade ni un grado a Frutabili, con dados de sandía, zumo de lima, de piña, hierbabuena y azúcar.

Sí los tiene I have a dream de Miguel Ángel Jiménez, tras la barra de Belmondo (Caños Viejos, 3) con Tanqueray nº Ten, miel, zumo de lima y de piña, bitter de naranja, albahaca y Domaine de Canton.

Y en este punto, diré que pronto habrá otro lugar en el que tomar buenos cócteles, brunch, algodón de azúcar, sentirse en un oasis e incluso alquilar una bici. Será en apenas unas semanas, cerca de Matadero Madrid, al lado de otro lugar genial (El Luca), su nombre: Costello Río. De los creadores de Costello y Belmondo. Dani, ojalá vuelva a ser vuestro talismán... 

Por último, brindo con mi siempre cómplice, Carlos Moreno, y su Afrodita: ron añejo, Malibú, sandía, azúcar, zumo de limón y bitter de naranja. 

(© Foto O'Clock)

Él, como yo, también emprende un nuevo camino. Suerte, amigo.

miércoles, 11 de julio de 2012

Sí, viajaré a Portugal

Y me quedaré en Lisboa. 

Aparcaremos la furgoneta en ese lugar que a ella le haga sentir bien y nosotros iremos a otro buscando gratas sensaciones. Apenas la dejaremos sola durante una noche... o quizá dos. 

No buscaremos al azar. Porque Lisboa, que desprende melancolía, romanticismo y que parece de otro tiempo, alberga un hotel tan mágico como ella. Y merece ser visitado, dormido, vivido y disfrutado.

Es Fontecruz (Avda. Liberdade, 138. www.fontecruzhoteles.com) y ha sido diseñado por Eva Almohacid.


Moderno y exclusivo.

Inspirador. De principio a fin.



Es decir, cada una de sus 72 habitaciones y suites.


También su restaurante, el jardín, la terraza, el champagne bar, el lobby -esa parte de los hoteles que a mí me encanta por lo que tiene de inquietante-.



(© Fotos Hotel Fontecruz Lisboa)
Y mucho más.

Como las vistas panorámicas de la ciudad y otras razones para no salir y dejar para otra ocasión el tranvía 28, los fados y la calma que se divisa desde el Castillo de San Jorge. 

A Lisboa siempre se vuelve.

miércoles, 4 de julio de 2012

Yo viajaré a Portugal, pero...

Es verano. Vacaciones, siesta perezosa y piel con sabor, color y aroma salados. En furgoneta iré rumbo a Portugal, una vez más. O quizá me detenga en cualquier punto de la geografía española y me quede.

Para otras ocasiones, espero no muy lejanas, conservo estas pistas:

Visitaré Mallorca, concretamente, Cap Rocat (www.caprocat.com), en el borde del mar.




En su terraza disfrutaré del desayuno, el almuerzo y la cena, es decir, de un buen café, coca mallorquina, arroz negro con sepia, ensaladas...


(© Fotos Cap Rocat)

Dormiré como una reina. Me meceré en el rumor del oleaje.

La primera vez que estuve en Sevilla era julio y necesité una chaqueta. Así que las altas temperaturas no impedirán que regrese.

Desearé que sea a un hotel del que todo el mundo habla; por su historia y por su exquisita remodelación, merece, claro que sí, infinitos comentarios. Es el Hotel Alfonso XIII (www.hotel-alfonsoxiii-sevilla.com).




(© Fotos Hotel Alfonso XIII)

Solo cuando haya caído la noche, abandonaré la habitación. Y prometo volver pronto.

Sin salir de Madrid, porque sí, porque sentirse turista en la ciudad en la que uno vive, tiene mucho rollo. Reservaré habitación en el Hotel Mercure Madrid Santo Domingo (www.hotelsantodomingo.es). Y me quedaré al fresco, observando el ardiente exterior.




O subiré a la piscina.



(© Fotos Hotel Mercure Madrid Santo Domingo)

Y ya no querré bajar a la superficie.