lunes, 29 de abril de 2013

Mermelada y cuchara

Mi madre podría tener una fábrica. Pequeñita, no un proyecto ambicioso. Podría tenerla no solo de mermeladas sino también de paellas, sopa de cebolla, membrillo...

No sigue ninguna receta y añade más o menos azúcar según se siente.

Melocotón. Ciruela. Tomate. Cereza. Calabaza y coco. Fresa. Pimiento verde.

Adoro las mermeladas. Tomar la cuchara y terminar el bote. Luego, llega el arrepentimiento, pero ¡¡y lo rica que estaba!! Por eso, reivindico -para mí y para nadie más- una nueva profesión: Quiero ser catadora de mermeladas y confituras. También me pido serlo de miel. Y de helados. Sí, de helados, también.

Podría estar todo el tiempo probando las de Delishop (www.delishop.es). Por ejemplo, la de fresas del Ampurdán recogidas en agosto. Es mi favorita.




De kiwi y plátano, tomate, higo, frutos rojos y naranja amarga.



(© Fotos Delishop)

En Petra Mora (www.petramora.com) encontré mi perdición. Y es que la selección es abrumadora. Son pequeños botes, perfectos, por lo tanto, para una cata placentera. A solas, sin compartir.  

Entre todas, me quedo con una: fresas y Campari. 




(© Foto Petra Mora)

Las hermanas Domínguez han apostado por productores de prestigio, calidad y tradición. En este caso se trata de Solal (www.solalsanaconfitura.es).

Esta empresa gallega, además, vende en su página online -es un regalAZO-.




La combinación de sabores rompe estereotipos. Apenas se encuentran clásicos y sí delicias como melón, piña y vainilla, limón y canela, zanahoria... Y todos los ingredientes son naturales. 




 (© Fotos Solal)

Me espera una cajita con varios sabores. Y una cuchara. Pronto adivinaré cuál es mi favorita. O favoritas...


viernes, 19 de abril de 2013

FuelBand de Nike: Sin competir




Cuando era pequeña, me llevaron a correr a un pueblo. No me gustó nada la experiencia. No repetí.

No soy competitiva. Ni siquiera conmigo misma. Necesito correr porque siempre lo he hecho. Es parte de mi vida y cuando estoy lesionada, que sucede, realmente sufro. 

Hay veces que corro durante más de una hora o apenas unos minutos. Cuando la ciudad todavía no ha despertado o cuando está a punto de meterse en la cama y apagar la luz. Cuando el campo está desnudo y es invierno, cuando explotó y se llenó de colores, aromas y vida.

Zapatillas y kilómetros por delante. No necesito nada más. De ahí que no me acompañen dispositivos último modelo de ningún tipo, pero...

Desde que me hablaron de ella, una noche de frío en Sierra Nevada, no la olvido. Junto a ella sí que correría. Más rápido, más distancia. 

Es FuelBand de Nike, una pulsera digital que sigue la pista, mide y registra cada uno de los movimientos. Cuando se corre y cuando no, cuenta el tiempo, las calorías y los pasos. Cuanto más activo se es, más NikeFuel se obtiene. 

Cada uno marca sus metas. Motiva de forma simple e intuitiva.

Yo que no soy competitiva ni me gustan los gadgets, esta pulserita me la pondría ahora mismo. Junto con las zapatillas. Y a correr.


lunes, 15 de abril de 2013

Aromas imprescindibles. Tres

No suele comprar colonias que son nuevas en el mercado.

No lo hago porque soy fiel a mis aromas imprescindibles. Pero desde hace apenas un año, un tercero se ha colado en mi baño. En él, en mi bolso y en mi neceser siempre que viajo. No tengo uno, tengo dos botes.



L'Eau de Chloé (www.chloe.com). Es fresco y rabiosamente femenino.

Es cítrico y recuerda a hierba recién cortada.

Es chic, tanto en contenido como en continente. Ligero y alegre.

Lo uso durante todo el año pero me inspira tardes de verano. Ésas en las que, tras la lluvia, queda un aire fresco.



(© Fotos Chloé)

jueves, 11 de abril de 2013

Logroño too much

Estoy en Logroño. En esta nueva etapa vital a medio camino entre la capital de La Rioja y la de España.

Y como argumentara, en Esquire.es, mi colega y amigo José María de Pablo (@jmdepablo), existen Razones como puños para ir a Logroño (http://bit.ly/14ZGs2G).

Añado: existen otras tantas para querer vivir en esta ciudad.

1.- Porque el próximo jueves inicia la temporada la Heladería dellaSera (Portales, 28) con sus 24 sabores. Y una, que de mayor quiere ser heladera y que podría vivir únicamente comiendo helados, asegura que el suyo de Galletas María, Mazapán riojanito y de Mosto de racima son too much



(© Foto dellaSera)


Fernando y Angelines la fundaron, junto con el obrador de Viana, hace 11 años. Idean, crean y elaboran especialidades para ellos y para los restaurantes más apetecibles de toda España. A medida. 

Son tan inquietos que plantaron un huerto de plantas aromáticas, y con él experimentan. Y ya ultiman las próximas Conversaciones heladas en las que invitarán a grandes profesionales de la gastronomía. Ah, y junto con interesantes debates, prometen barbacoa en su viñedo. 

2.- Porque, como ellos, también son originales y entusiastas Eva y Alicia, de Habemus (www.habemusrioja.com). Esta tarde y mañana, promueven venta especial de moda vintage y degustación de vinos. 

3.- Porque con Óscar y Pedro siempre tengo unos pinchos pendientes. Y saldamos la deuda, una y otra vez.

4.- Porque Sandra me ha prometido un desayuno en el Hotel Finca de los Arandinos (www.fincadelosarandinos.com). Y hay pocas cosas que me gusten tanto como un gran, magnífico e inesperado desayuno. Ya sueño con los panes, las mermeladas... Creo que no cenaré la noche de antes.

5.- Porque convivo con mi hermano Nacho. Con él, mi brother mayor con el que apenas he vivido y al que, pese a nuestros cabreos, adoro. Y 'requeteadmiro' por lo que es y cómo es.

6. Porque junto al Ebro cada mañana puedo correr con Kika. Y hay flores silvestres, muchas margaritas, patos que se dirigen hacia un polígono industrial y una sensación de seguridad que poco tiene que ver con algunos parques de Madrid.




(© Foto Cyc)


7.- Porque puedo nadar sin darme codazos con 12 personas por calle y pagando un módico precio. Sí, tres meses en cualquier piscina municipal, por ejemplo Lobete, cuesta 33 euros. Sin necesidad de estar empadronado en Logroño y sin cloro: con sal. 

8.- Porque me encanta que me digan: 'Maja'. Como Rosa que llegó desde muy lejos y ha adoptado el apelativo de forma natural. Ella, además, deja ultra limpio Check In Rioja (www.checkinrioja.com) y yo (torpe) ya no me hago heridas en las manos con la fregona.

9.- Porque en el albergue de mi hermano, practico inglés y realizo una investigación sociológica sobre hábitos y costumbres (malas y buenas) del género humano. Por otro lado, aprendo que la vida da giros inesperados. Yo nunca imaginé que el Camino de Santiago sería una parte fundamental en la mía.

10. Porque en esta ciudad he tomado conciencia de que nuestros pasos muchas veces se dirigen a nuestros orígenes. Y parte de los míos están en La Rioja y hacia ella parece ser que camino.



(© Foto Marta Esteban) 


Logroño too much.



lunes, 8 de abril de 2013

Sin guía ni ruta


 (© Foto Louis Vuitton)


Viajar sin hoja de ruta. Descubrir ese bar, con esa mesa en la que el café sienta realmente bien.

Tomar asiento en ese restaurante y degustar un plato que carga la pila para poder continuar.

Mirar escaparate tras escaparate.

Entrar en los museos y en las galerías. No dejar de sorprenderse con todo ese otro arte que bulle en la calle y que no es oficial. 

Viajar sin hoja de ruta es un placer. Porque las guías, al fin y al cabo, son el viaje de otros.

Pero leerlas una vez de vuelta, es otro placer bien diferente. Una sugerencia para pensar en el siguiente viaje.

Louis Vuitton las edita de una forma realmente atractiva. Para leer y dejar encima de la mesita de noche. Para soñar. 

Los destinos son Lugano, Verona, San Francisco, París, Nueva York, Tokio... Junto con el trabajo realizado por periodistas, en cada una de ellas, alguien conocido revela sus direcciones fuera del circuito habitual. 

Pack de 31 ciudades: 120 €
Volumen individual: 25 €

A la venta en tiendas de Louis Vuitton y en www.louisvuitton.com

viernes, 5 de abril de 2013

Aromas imprescindibles. Dos


(© Foto Loewe)

Aire de Loewe (www.perfumesloewe.com). 

Huele a limpio.

Adoro Loewe, sus bolsos, su moda y sus perfumes. Especialmente Agua y Aire.

Es un clásico.

Vital, elegante y muy suave.

Puedo dejar que pasen varios días incluso semanas sin usarlo, pero cuando vuelvo a él, siento que me reconforta. 

Conecta directamente con mi estado de ánimo. Me calma, me hace sentir que todo está bien. Que no sucede nada grave. Es un aroma imprescindible. Dos.

martes, 2 de abril de 2013

Sobre el Ebro

No está en la Toscana. Ni hace falta que así sea.

Es una mesa y se encuentra en Bodegas Roda (www.roda.es). De piedra y sobre el Ebro. Bajo las hojas otoñales y, ahora, las brillantes y verdes de la primavera.

En esta bodega, situada en Haro, localidad que hasta el 13 de octubre acoge la muestra 'La Rioja Tierra Abierta. Haro: Luces de la modernidad', se elaboran grandes vinos: Roda I, II, III, Cirsion, Sela.

Ella también cuenta con una sala de exposiciones no institucional y que, sencillamente, es única. Alberga, así, sin esperarlo, obra fotográfica excepcional. Cada muestra la presentan bajo el título 'Maridajes'.

Tiene una sala para catas, junto a una chimenea, cuando hace frío. Y una enóloga, Vega, que adora el vino y su trabajo. Así lo transmite.

Y sí, también, esa mesa de piedra sobre el Ebro. En ella se puede tomar un vino, escuchar el sonido del río. Hablar o no hacerlo.

Porque hay lugares que piden silencio.