viernes, 31 de mayo de 2013

Desayunar una y otra vez

Me encanta desayunar y son tantas las nuevas pistas que no sé por dónde empezar. Pero no me gusta hacerlo cada día, adoro que sea fiesta y saborearlo con buena compañía. Por eso, sueño con que de nuevo sea sábado y domingo. 

Repetiré en Poncelet Cheese Bar (www.ponceletcheesebar.es) y La Granja Poncelet. Es decir, su nueva oferta para tomarse la primera comida del día con mucha calma. 




(© Fotos Poncelet Cheese Bar) 


Propone una amplia carta de lácteos, especialidad de la casa, quesos, yogures, batidos... Eso y también platitos calientes, bocados dulces, fruta. Es una gran pista para ir en familia, con niños a los que les gusta comer. O en un sábado perezoso, cuando se pide mesa todavía con las sábanas marcadas en el rostro. Es el plan perfecto... 

Una mañana, visité Campos de Retana, en el barrio de Salamanca, en Don Ramón de la Cruz, 40. Y volveré porque me gustaron sus mini cruasanes y notar el ajetreo de quienes entraban y se acercaban hasta el mostrador para adquirir bollería o se tomaban su tiempo junto a un buen café. 

Es un sitio coqueto y muy concurrido. Y quienes lo frecuentan parecen de la familia. Quizá porque sus propietarios son pura amabilidad y uno se siente como en casa.  

Casa Mono (www.casamonomadrid.com) es el lugar del que todo el mundo habla. Yo todavía no lo he visitado. Quizá probar sus desayunos sea un buen comienzo. 



(© Foto Casa Mono)

También suena, y mucho, Motha (www.motha.es) y yo sigo sin conocerlo. Esta semana le pongo remedio y de paso, me acerco hasta Passage Privé y saludo a Nuria. 

Como debería ponerle a la lista de lugares pendientes en Barcelona. Se está haciendo demasiado larga.

Regresaré a Cornelia & Co (www.corneliaandco.com) para que mi mirada repare en cada producto de las estanterías, desee llenar la cesta de la compra con todos y tenga tanto apetito que deguste, primero con voracidad y luego con calma, su brunch.



(© Foto Cornelia & Co)

En esta ciudad que se asoma al Mediterráneo, quizá me conceda un capricho. Será comenzar el día con un café y unas tostadas -con mucha mantequilla- frente al mar o en el interior del Hotel Mandarin Oriental (www.mandarinoriental.es). Espero que sea domingo y que pueda tomar su novísimo brunch. 


(© Foto Hotel Mandarin Oriental) 

Entonces, seré feliz porque una lista más de pendientes quedará a cero (o casi). Y será un placer empezarla de nuevo.

martes, 28 de mayo de 2013

De lo sutil



Semillas, frutos, flores, algas y rocas. Sí, naturaleza, sutil y generosa, que mima la piel, ensalza su belleza y potencia su salud. Archangela (www.archangela.esdemuestra que con los mejores activos se pueden tener formulaciones exclusivas y concentradas que dan a la piel lo que ella precisa.


En lugares cercanos y lejanos se encuentran la flor más delicada, la arcilla más activa y esa gota de aceite que es un milagro. Todo comenzó como un proyecto personal para uso propio y se ha convertido en una línea bio de producción limitada. 

Porque tomar de la naturaleza lo que ella brinda debe ir unido a una conciencia responsable, a una certeza de que los recursos sí son limitados.

Los aceites se extraen de la primera presión en frío de la semilla o fruto elegidos. Así se alcanza la mayor pureza. Unido a la biotecnología, convierten los productos en elixires de belleza. 



 (© Foto Archangela) 

Archangela es salud, es belleza y es compromiso con los demás. Por ello, el aceite de melón del Kalahari se adquiere en una cooperativa donde trabajan 3.000 personas, el 95% mujeres. Y en Madagascar y en Perú existen otros proyectos ciertamente solidarios.


jueves, 23 de mayo de 2013

Restaurantes pendientes

No me gusta hacer listas de pendientes porque me entristece. Sí, revisarlas pasado un tiempo y confirmar que siguen siendo eso: cosas por hacer.

Espero que esta lista, ésta sí, no quede pendiente. Es la de los restaurantes en los que quiero tener mesa. Pronto, en septiembre, cuando viajemos en furgoneta hacia el Sur, hacia el Norte.

Aponiente (www.aponiente.com). No me gustan las verdades absolutas; entre el negro y el blanco, me quedo con algún matiz gris, pero el restaurante que capitanea Ángel León es too much.

Lo he visitado en dos ocasiones y la tercera no me la pierdo. Por muchas razones. Porque él es un genio y su equipo, una maravilla. Porque mima el pescado como el bien más preciado, que lo es, y a mí me encanta.

El Bohío (www.elbohio.net). Porque sus propietarios, los hermanos Diego y Pepe Rodríguez Rey, tienen carisma y estoy segura de que lo transmiten en el plato, en el servicio.

Azurmendi (www.azurmendi.biz). Siento infinita curiosidad por conocer a su chef, Eneko Atxa. Ni más ni menos. Curiosidad, atracción. Llamémosle cómo queramos.

Quique Dacosta (www.quiquedacosta.es). Porque es uno de los mejores. Así lo reconocen los múltiples galardones que atesora. Porque está junto al Mediterráneo y el mar, sea el que sea, siempre inspira. Y porque una vez le llamé, sobre el papel, Santi Dacosta, sí, con su apellido pero con el nombre de aquel presentador... Todavía siento vergüenza. He compartido dos cenas con él y nunca he dicho: 'Sí, fui yo'. 

Me dejo varios, por supuesto. Si bien, de momento, como declaración de intenciones, creo que esta lista de cuatro no está mal. Y así, luego, no entristezco. 

lunes, 20 de mayo de 2013

Lecturas pendientes

Siempre he leído. Mucho, pero ahora no consigo centrar mi atención. ¿Por qué será? Demasiadas cosas en la cabeza. La mayoría buenas, pero demasiadas.

Resulta que en las mesillas junto a las que ahora duermo (que son varias), en mi bolsa de tela y aquí y allá se acumulan los libros.

Y con ellos, también aumenta mi sentimiento de culpa.

Queridos libros, os prometo que recuperaré mi atención y disfrutaré de vosotros. Porque éstas son mis lecturas pendientes:



Culpa, muchísima, porque Murakami es uno de mis autores favoritos. Sí, yo soy una de esas lectoras que cuanto más triste y deprimente es la trama, más disfruta. Porque la persona que tanto amo me regaló Baila, baila, baila una tarde de otoño.




Cien años de soledad. Porque lo he leído varias veces y regresar a cualquiera de las páginas alumbradas por Gabriel García Márquez es puro placer. Sí, lo es, pero esta vez me resisto. ¡Y mira que yo soy hedonista!



Diario de un ama de casa desquiciada. Llegué hasta la mitad y de ahí no pasé. Me lo sugirió Aida Peral cuando era librera en la madrileña A punto. Aunque me reí y disfruté de cada línea, sigue en la mesilla.


(© Fotos CyC)


El lenguaje de las flores. Me lo recomendó alguien como Isabel Marías, ella, que tanto sabe de flores. Mi madre, la lectora más voraz que conozco, lo devoró en una tarde y me dijo: 'Es sencillamente maravilloso'. Y añadió, a colación de un día especial: 'María, poner lavanda no es buena idea. Es símbolo de desconfianza'.

Todos empezados; todos con su punto de lectura. Todos esperando que yo recuperé mi atención. Voy a buscarla ahora mismo.

viernes, 17 de mayo de 2013

Caminaré




Sueño con caminar. 

Nueve días al mes vivo en Logroño. Y paso el día, con casi todas sus horas, en Check In Rioja (www.checkinrioja.com). 

Paso la fregona, indico dónde está la catedral y los mejores restaurantes. Enciendo incienso y sonrío cuando me dicen 'Qué bien huele'. Riego las violetas y también la menta. Pongo y quito el cartel de: Abierto/Cerrado.

Abro la nevera con la curiosidad de si alguien habrá olvidado algo. Y sobre todo, pienso por qué tantas personas necesitan caminar.

Cuando ellos ya se han ido, me pregunto si serán capaces de disfrutar de la trama. No esperar tanto el desenlace. Dejar, en este paréntesis de sus vidas, las prisas. Dejarlas para otro momento.

Cada día, ellos se van, con sus razones y cuitas, y llegan otros. 

De aquí y de allá. En grupo o con la única compañía de sus pensamientos. Ellas y ellos. Mayores que se demuestran que son capaces de hacerlo y niños que, increíblemente, también lo son.

Cada día, ellos se van. Y yo me quedo, muerta de envidia. Pensando, una vez más, en el Camino de Santiago.

Papá, ¿caminaremos pronto?

lunes, 13 de mayo de 2013

Tengo una fotografía

Es un día soleado y estoy sobre una roca. Junto a mis hermanos, mis padres y otros amigos del campamento. Esa roca está en el borde de la Laguna Negra. 

He vuelto y he recordado esa imagen. Como era verano, tenía el pelo corto. Mi padre, cada comienzo de dicha estación decidía que me cortaran el pelo cortísimo. Como un chico. 



Me gustaría saber qué pensaba mientras miraba fijamente el objetivo. Quizá que algún día volvería a este escenario y recordaría los campamentos en los que tanto me aburrí porque las chicas solo pensaban en maquillarse y parecerles guapas a los chicos. 

Esos campamentos en los que me bañé sobre las ruinas de La Muedra, ese pueblo sumergido bajo las aguas del embalse de La Cuerda del Pozo, y en los que fui la única que, osada, se tiró por la tirolina. 

He vuelto a Vinuesa y a Soria, una vez más. He conocido a Blanca, tan tranquila y bonita.

Lo he hecho como una turista subida al Tren Campos de Castilla, que hasta el 31 de octubre propone un recorrido perfectamente guiado por los monumentos y las huellas de Machado, Bécquer y Gerardo Diego. 

Me he escapado hasta San Juan de Rabanera y he visto jaras en Numancia. He recordado aquella tormenta de verano que a Carmen y a mí nos sorprendió la primera vez que pisé este asentamiento celtíbero. 


(© Fotos CyC)

He sido consciente de qué poco queda por descubrir y de que ellos los primeros sorianos perfeccionaron muchas técnicas y nosotros lo único que hacemos es estropearlas.

He vuelto a Soria y he encontrado, una vez más, que ahí, como en La Rioja y en Aragón, están mis raíces. 

miércoles, 8 de mayo de 2013

Verdaderamente rico

De tanto usarlas hay palabras que pierden su sentido.

Mi compañero y buen amigo, Miguel de Santos -por tantos conocido como El Hedonista (www.elhedonista.es)- ha terminando detestando una: Premium. No me extraña; además, yo no entiendo por qué hay que ponerle una mayúscula.

Por mi parte, empiezo a cogerle cierta manía a gourmet. Ya se la cogí enterita a delicatessen. Son cosas que suceden... 

Todo esto para contar que, en el pueblo en el que crecí, hay tres alimentos verdaderamente ricos. Riquísimos.

Mi hermano Pablo me pide que desvele dos, pero que el tercero lo guarde para nosotros.

Así que allá voy.

Pan y queso, nada más y nada menos.

Por ello, yo habitualmente no como pan. Y es que pocos igualan al del horno de mi pueblo. El panadero, Jesús, abre a las 11.00 de la mañana y la fila de su mostrador es un buen termómetro de qué sucede en el pueblo. Uno detrás de otro, los vecinos se dan la vez y comentan la actualidad.




La miga es esponjosa. Con la humedad justa. El mejor sabor. La corteza, buenísima. La calidad de este pan es tal que no se pone duro rápidamente. Es más, cuando han pasado unos días, sigue delicioso. Las tostadas de la mañana son irresistibles.

Y el queso. Lo elaboran María Ángeles y Ernesto. Ellos fundaron hace unos años la primera (y única) quesería del pueblo. Sus quesos de Serranía del Moncayo, curado y semicurado, son junto con la mermelada de mi madre, uno de los regalos que, a las personas especiales, me gusta hacer.




(© Fotos CyC)

El tercer alimento verdaderamente rico, como me pidió mi hermano, no lo digo. 

Pero sí diré que nuestro pueblo se llama Arándiga (Zaragoza).

lunes, 6 de mayo de 2013

EVE LOM, el ritual



A veces cuesta. Da tanta pereza. Pero es necesario.

Limpiar el rostro es el primer paso para tener un piel con aspecto saludable y bonita. 

Cada vez que abro la limpiadora de EVE LOM (www.evelom.com), Cleanser, me arrepiento de no hacerlo con más frecuencia. De ser más constante. Su aroma es apetecible y el ritual que implica, relajante.

Tan solo unos minutos... frente a las 24 horas que tiene el día.

EVE LOM limpia, tonifica y exfolia. 

Equilibra e hidrata.

Es posible gracias al aceite de manzanilla egipcia, que calma y suaviza; al aceite de clavo, con propiedades antisépticas y que aclara la piel; al de eucalipto, que descongestiona; al de lúpulo, que tonifica; y a la manteca de cacao, realmente suavizante.



(© Fotos EVE LOM)

Creo que superaré la pereza gracias al bálsamo limpiador, Morning Time Cleanser. De uso matinal, también limpia, exfolia y calma. Además, minimiza la apariencia de los poros y estimula la producción de colágeno. Y la piel queda perfecta, lista para maquillar.

A los aceites de manzanilla, clavo y eucalipto, suma el de zanahoria y la enzima de papaya.

Ay, la pereza... si yo adoro el ritual de EVE LOM.

jueves, 2 de mayo de 2013

De restaurantes y RESTAURANTES

Ha sido elegido como el mejor restaurante del mundo. A estas alturas sabido es que se trata de El Celler de Can Roca (www.cellercanroca.com) y ya se ha escrito y dicho casi todo sobre él. Así que, por mi parte, poco nuevo.

Quizá decir que los RESTAURANTES (con mayúsculas) son equipos. Creatividad, esfuerzo y muchas horas de trabajo de un chef, sí, y de todo su equipo. Del primero al último. Los hermanos Roca parecen formar uno bueno y seguro que, sin el resto de personas que cada día ponen el alma en su restaurante de Gerona, este premio no hubiese llegado.

Cené en el hoy mejor restaurante del mundo hace 4-5 años. Tengo mala memoria para las fechas. Me sorprendió su atmósfera nórdica, tan relajada. Me apasionaron muchos platos y su mítico broche dulce: Postre láctico.

Si bien, creo que en el listón de experiencias inolvidables jugó con desventaja y no alcanzó el primer puesto. Y es que, justo una noche después, ocupé una mesa de elBulli y aquella 'fiesta' sí pasó a mi archivo de 'loextraordinario'.

Son cosas que suceden. Por eso, puntuar de forma estricta, juzgar sin contextualizar y elaborar listas sangrientas no me parece justo. Los RESTAURANTES lo son con mayúsculas por lo que allí sucede, por lo que uno deja que suceda y por mil y una cuestiones. 

Recuerdo, hoy, que hace justo un año el equipo de Mugaritz (www.mugaritz.com) me demostró, de nuevo, que sin las personas no hay platos inolvidables. 

Enhorabuena a los premiados.