martes, 30 de julio de 2013

Huele a mantequilla

Me gusta la mantequilla. No lo puedo remediar y cuando se cocina con ella, el aroma que desprende hace que me sienta especialmente bien. 

En Madrid hay un lugar, pequeñito y delicioso, que huele a mantequilla. Se llama La Crêp (San Pedro Mártir, 3) y está muy próximo a la Plaza Tirso de Molina.

Hace tiempo que debí conocerlo porque es de Bashma, amiga de Joan, pero no lo hice hasta hace apenas unos días. He tardado pero volveré.

Ella es francesa, de La Bretaña, y cocina crêpes, galettes de trigo sarraceno, tortillas y dulces, todos según la receta tradicional. Son cositas ricas que aquella vez que viajamos en furgoneta probamos con tanto placer.




No faltan recetas clásicas como la de jamón de york, queso emmental y huevo, así como al gusto del cliente que puede elegir los ingredientes favoritos: verduras, frutas, mermeladas, helados, frutos secos... 




En La Crêp las cosas son sencillas. Las galletas también son de mantequilla y las elabora la vecina, que también es francesa.


(© Fotos Cyc)

Sobre una mesa hay un faro y aunque sea de mentira, a mí me encanta. Y como el olor a mantequilla, me hace sentir bien.

Bashma, vuelvo pronto tras el aroma de tu pequeño gran lugar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario