miércoles, 28 de diciembre de 2011

Enlatados

Lo intento. Pero como he dicho en más de una ocasión, no sé cocinar. Si bien, un armario de mi cocina alberga comidita rica y fácil de preparar. ¡¡Adoro las latas!! Tanto que suele ser el souvenir de mis viajes.

Sé de otras mujeres que comparten esta debilidad. Son las propietarias de Muy (Amaniel, 36). Les conocí una tarde de primavera mientras caminaba por mi barrio favorito, Conde Duque.


No tienen cocina con fuego y esas cosas, pero sí un barcito decorado con tanto amor que sería una lástima invadirlo de humos. De modo que ellas apuestan por embutidos, verduras y tesoros marinos en lata. Fácil, limpio y sabroso.

(© Fotos Muy)


Porque si a una materia prima excepcional se le añade un toque original al servirlo, el placer está garantizado. Ah, y es posible compartir con ellas la receta que más nos gusta y la incluyen en la carta.

Muy, pero que muy rico.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Herencia familiar

Al parecer a él le encantaba jugar con ellas. Y yo heredé la afición.

Cada vez que enciendo una vela ante mi madre o mis tías, escucho idéntica frase: "Igualita que el abuelo, que siempre andaba con las cerillas". Si él viviera se volvería loco con las creaciones actuales, como yo.

Me gustan por su aroma, brillo y la atmósfera mágica que propician.

Son un capricho y una delicia. Diptyque (www.diptyqueparis.com) vuelve a sus orígenes y, en Navidad, presenta dos velas inspiradas en los tejidos que editaba la casa francesa en los años 60. Porque antes de que se extendiera su fama perfumista, el eje de la empresa eran las tapicerías para muebles.




Como el olor de las casas provenzales cuando llega el invierno. Esto es, a la ciruela de piel negra y carne dorada denominada perdigone. Este fruto, en los pueblos de dichas latitudes, se encuentra entre los 13 postres tradicionales de los festines de fin de año.



(© Fotos Diptyque)

Evoca la frescura de las agujas de un pino de Siberia, cubierto de nieve. Y se añaden las notas resinosas del abeto balsámico. Esto y mucho más...

Olor a miel, caramelo, dulces de chocolate, jengibre y rosa... Las velas de Tokyo Milk (www.tokyo-milk.com), de venta en Femisa. Objetos Perdidos (Corredera Baja de San Pablo, 8), son tan bonitas que una quisiera no consumirlas nunca.






(© Fotos Tokyo Milk)


Y por último, otro delirio sensorial es la línea de Rodial (www.rodial.co.uk): Socialité. Estimula los sentidos y aumenta los niveles de energía gracias a una exquisita combinación de aromas. 


(© Foto Rodial) 


De miel con vainilla, leche con almendras tostadas o champán rosado con cassis... Perfecto, cualquiera de ellos, para evadirse y olvidarse del estrés del día. 


Me gusta haber heredado esta afición. Gracias, abuelo

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Destinos ocultos

Por recónditos, cuasi inaccesibles y desconocidos. Lo cierto es que quedan mil y un lugares en los que buscar refugio.

Mientras, fuera puede llover, nevar, brillar el sol o el tiempo detenerse... no importa, dentro seguro que uno se siente en calma.

Estos son mis últimos hallazgos: 


A 80 kilómetros de Barcelona, se encuentra Cabañas en los árboles (Carretera de Vallclara, s/n. Sant Hilari Sacalm. Tel. 625 411 409.  www.cabanesalsarbres.com).



Colgadas en los árboles, a ellas se accede a través de un puente y una escalera. No cuentan con electricidad ni agua corriente, pero a pocos metros se encuentra la Masía de la Vileta, con todos los servicios.


Decoradas de forma muy acogedora, permiten disfrutar de una experiencia inusual: amanecer entre las ramas de majestuosos árboles y contemplar unas fascinantes vistas del Montseny y de los Pirineos. 




Mientras, en la terraza, se degusta el desayuno que llegó en una cesta. No se necesita, por lo tanto, ningún plan extra porque ¿es o no es un lujo respirar aire puro y escuchar el canto de los pájaros?



(© Fotos: Cabañas en los árboles)

Despertar en el Parador de Bielsa (Valle de Pineta, s/n. Bielsa. Tel. 974 501 011. www.parador.es)  debe enmudecer al más insensible. 


Es un refugio pirenaico que concede el privilegio de contemplar Monte Perdido y de recuperar el contacto con la Naturaleza, a quien con tanta frecuencia olvidamos. 


(© Fotos: Parador de Bielsa)

En los confines de la tierra, es decir, en Finesterre, existe un faro y en él, tan sólo cuatro habitaciones. Es O Semaforo (Faro de Finisterre. Tel. 981 725 869. www.osemaforo.com)


Construido a 143 metros sobre el nivel del mar, amanecer aquí debe resultar, sencillamente, indescriptible.

(© Fotos: O Semaforo)

Y es que el entorno posee una energía especial. Muy especial.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Su propia colección

Elegir de unos y de otros; lo bonito de cada uno. Son diversas las tiendas madrileñas -y del resto del mundo, claro- que encuentran su identidad uniendo la de varias firmas. En el concepto 'multimarca' se encuentra su razón de ser pero, eso sí, diferenciándose del resto.

Como Gerardo, quien presenta en su exquisita tienda, llamada Sin clon ni son (Plaza del Dos de Mayo, 10. Madrid. Tel. 91 522 78 15 www.sinclonnison.com), prendas de vestir, calzado y otros complementos de una excelente nómina de creadores. A ella une sus diseños y el resultado es, según apunta, “su propia colección”.

Dirección encantadora, además, situada en la Plaza del Dos de Mayo, que afortunadamente se está poniendo cada vez más bonita. Ocupa la antigua Mercería Aurora. De ella quedan vestigios en el exterior, como el cartel de la puerta, y en el interior, véanse el mostrador y las estanterías con cajoncitos en los que cabe de todo. Aquí y allá multitud de detalles que denotan un carácter especial. Porque Gerardo no solo apuesta por la moda sino también por el mobiliario. Se pueden encontrar, entre otras piezas, lámparas antiguas recuperadas con el toque particular de Dosdetres.



Para vestir, propuestas de los pies a la cabeza. Empezando por las zapatillas de la antigua casa catalana Maians, ahora objeto de culto de los más modernos, y continuando por los trajes que, precisamente, él confecciona a medida. Para ellas, nos gustan los vestidos que Cecilia Sörensen diseña con sábanas antiguas en las que respeta los bordados y otros detalles pero que tiñe de nuevos colores.





Como bonitos son los modelos de Vie et Vie, entre otros, un bellísimo vestido de encaje en azul petróleo que ahora habita mi armario. 

Para los días de frío que ya llegaron, Esther, su madre, teje bufandas y chales que envía desde su país de origen. Sombreros, bolsas de tela para llevar cómodamente las cositas, corbatas, o las carteras del colegio ahora tan de moda de Sandqvist…


(© Fotos: Sin clon ni son)

Esto y mucho más convierten la colección de Gerardo en un genial hallazgo. 

miércoles, 7 de diciembre de 2011

El spa en casa

Indudablemente es un lujo: olvidarse de todo y sumergirse. Pero a falta de un spa a mano, he decidido crearlo en casa. Esta tarde, enciendo velas y dejo que me envuelva el aroma de una colonia que me acompaña siempre, Álvarez Gómez (www.alvarezgomez.com).


La firma madrileña, creada en 1899, cuenta con la línea 'Aguavital' con aceites esenciales refrescantes, que dejan la piel envuelta en pura suavidad.



El gel integral cuida la higiene del cuerpo y cabello y se convierte en el gesto cotidiano para despertar con alegría y frescor. Entre sus ingredientes, extracto de ginseng, lecitina de soja, salvia y pantenol. Además de las notas de pomelo, limón, mandarina y ruibarbo. 


Idóneo para combatir una piel apagada, poco oxigenada e insuficientemente hidratada. Así es su exfoliante corporal que alisa, suaviza y prepara para absorber los ricos nutrientes de la crema corporal. A base de sales marinas, aceite de pepita de uva y caléndula, devuelve la tersura perdida. ¡Tanto que apetece darle bocaditos!


(© Fotos Álvarez Gómez)

Ultra nutritiva, regeneradora y altamente hidratante. Con manteca de karité, mimosa, aceite de zanahoria, cera de abejas y multitud de principios activos, aplicar su manteca es un placer untuoso.

Otro día, salgo de casa y me sumerjo en otras aguas.

Hoy, no. Hoy, me quedo en mi bañera.

domingo, 4 de diciembre de 2011

A ras de suelo

Ni piruetas en el aire ni giros inesperados, de lo que se trata es de recorrer la ciudad con garbo y, por supuesto, belleza y sofisticación. Así que, día sí y día también, me calzo unas bailarinas. 

Adoro las de Pretty Ballerinas. Las hay de purpurina, de mil y un tonos, e incluso, confeccionadas en tela de paracaídas... Para niñas, mayores. Elegantes, singulares y realmente especiales.




Ahora presenta, Shirley, flexible y de colores flúor que ponen una nota de alegría a la estación más fría. 


Las Marilyn Rock, diseñadas en ante y cubiertas con grandes piedras de Swaroski, sin pulir y cosidas a mano.


(© Fotos Pretty Ballerinas)

Quiero unas Bobo’s (www.quierounasbobos.com) es el proyecto de Bárbara y Sol. Tuvieron la genial idea en un restaurante del West Village: customizar una alpargatas originales de Argentina. Fue en 2010 y pronto llegó la primera colección de bailarinas. 





(© Fotos Quiero unas Bobo's)


Federica & Co (Hermosilla, 26) es el fabuloso patio en el que Federica Barbaranelli reúne sus muebles y objetos más preciados y comparte el espacio con las flores, tocados y perfumes de otros. Además, aquí se encuentran las exclusivas bailarinas French Sole






(© Fotos French Sole)

Son éxito de ventas las de animal print, piel de cocodrilo en diferentes colores y las acolchadas estilo Chanel.

Las creaciones de Mónica García (www.monica-garcia.com) son reconocibles por materiales como el satén, terciopelo o la piel de colores, pero, ante todo, por sus inconfundibles adornos.


(© Foto Mónica García)

Lástima tener tan sólo dos pies, ¡¡me las pondría todas!!

domingo, 27 de noviembre de 2011

Una tacita

De café. O de té. En este preciso instante me tele-transporto...

Y llego hasta italiana_madrid (Corredera Baja de San Pablo, 10). 



Porque está en una zona que me gusta, a medio camino de Femisa y de La Antigua, dos tiendas que me apasionan por su contenido y por la oportunidad de saludar a quienes las regentan: Bernardo, la primera, y Silvia, Vanesa y Lucía, la segunda.  


Porque tiene libros y aunque no los entienda, dado que no hablo italiano, me encantan las letras del idioma que sea.



Porque me tomaría un café rico y pensaría si regresar a casa caminando, sin prisa, o si dejarme caer por el Teatro Lara. Justo enfrente. 


(© Fotos italiana_madrid)


Pero quizá, volando por los tejados de Madrid podría llegar a otro lugar. ¿Será Vailima? Justo, de forma inesperada llegué hasta el número 54 de General Pardiñas (www.vailima.es).





Respiro profundo para apreciar aromas especiados, frutales, dulces... La selección de tés es ingente y el ambiente mágico.


(© Fotos Vailima)


Y ahora que ya tomé mi café y té, regreso a casa... Feliz tarde de domingo.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Navidad y esas cosas

Últimamente, cada vez que digo 'No me gusta la Navidad' creo que me engaño a mí misma. Debe ser un signo de rebeldía contra lo establecido, sin más. El caso es que en mi familia no celebramos estas fechas como suele hacerse. O no lo hacíamos hasta que llegaron ellos: Claudia, Diego y Álvaro, quien en apenas un mes vivirá sus primeras navidades con nosotros, en casa de los abuelos. Y he de confesar que con niños es genial. Ellos no saben de consumismo -todavía- y piden unos zapatos, un cuaderno para colorear y un coche azul teledirigido, sin marcas -todavía-.

Este blog trata de sensaciones amables así que no diré que no me gustan las luces como aquellas que adornan las principales vías de Madrid, ciudad que habito, y que en una ocasión casi provocaron un accidente. Ellas, sí, concretamente una, 'Canuto', que hizo que Óscar, mi amigo de 'batallas foteras', mirara más de la cuenta... y no precisamente al coche de delante. No diré tampoco que no entiendo por qué se inicia tan pronto el bombardeo comercial y el mundo sucumbe.

No. Diré, sin embargo, que trae iniciativas amables que llaman a ese sentimiento de solidaridad acentuado, por fortuna, en estas fechas y que tienen como fin recaudar fondos para los más desfavorecidos. Así que adelantándome yo también a esos días festivos, destaco el Mercadillo Solidario que, a favor de Médicos Sin Fronteras y el trabajo que realiza en Somalia, se celebra desde este viernes y hasta el domingo, 27 de noviembre.

La cita es en Ayre Gran Hotel Colón (Pez Volador, 1. Tel. 91 400 99 00. Madrid. www.ayrehoteles.com). Se trata de una oportunidad para adquirir complementos, artesanía para casa (precisamente, adelantándonos a los regalos que la mayoría intercambia), recibir reiki, aprender a elaborar sushi, disfrutar de un espectáculo de magia y mucho más... Como la ocasión de adquirir los bocados y refrescos que, de forma desinteresada, han donado empresas como Solobuey, Sushiwakka, Kocko, Viena La Baguette, The Water Company.

Esta vez, sí merece pensar en la compras navideñas...

domingo, 20 de noviembre de 2011

Días sabrosos

Confieso que casi todos mis días son sabrosos. Porque -generosamente- pongo sal y pimienta a cada minuto y porque adoro disfrutar de gestos tan cotidianos como comer, compartir un café con alguien especial, charlar, callejear.

Han sido dos días sabrosos que han sumado un fin de semana: DELICIOSO. Diré que el menú ha consistido en risas, gente que me importa cerca -muy cerca- y cositas ricas.

Como las que trajo hasta la mesa Pedro de Miguel, viejo conocido que ha tomado el timón del negocio familiar: Los Chanquetes (Moratín, 2). Con su simpatía habitual se gana al público de esta taberna como las de antes, ésas que a mí me gustan especialmente. Plagada de motivos taurinos, pintada en grana, es una barra en la que con el vermut de grifo, como cortesía, tapa de torreznos y plato de arroz con cangrejos.


En el salón. Más homenaje al albero y mesas apretadas que permiten envidiar lo del vecino: fabada humeante, frituras de las de siempre...

Y en mi mesa: boquerones en vinagre, chopitos, croquetas como las de rabo de toro (ummm...) y también deliciosa carne y un postre tan dulce como el pudin...




De aquí a Oíta (Hortaleza, 30) para charlar con Anabel de momentos vitales y luego caminar con el único rumbo del deleite visual. Tanto que la búsqueda de cosas bonitas me llevó hasta Isolée (Infantas, 19. www.isolee.es), La Antigua Shop (Pez, 2. http://laantiguadepez.blogspot.com/) y a Maggie (Conde Duque, 5). Creo que regresaré buscando un vestido como éste:


(© Fotos Maggie) 


Sábado, sabroso. Domingo de cocido de El Charolés (Floridablanca, 24). Sin ir hasta El Escorial (cachis...),  en casa, después de descongelarlo y realmente suculento. Brindando...



(© Fotos Cardamoyclavo) 


por los días de Sur, cálidos, alegres. Y los de otoño tan especiales como estos.

Puritita felicidad.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Sigo perdiéndome

Mis accesos escapistas continúan. Y sueño con días de lluvia y frío, que huelen a hierba mojada, a leña que arde en algún hogar.

Esta vez busco cobijo en lugares recónditos...


Campos de cereal y un desierto con apariencia lunar. Son las Bárdenas Reales, en Navarra, un paraje que emociona por su desnudez y la presencia de un campo de tiro en cuyo interior el ojo atisba los restos da aviones que ya no levantan el vuelo. Y en este sobrecogedor escenario, un hotel llamado Aire (Ctra. de Ejea, Km. 1,5. Tudela. Tel. 948 11 66 66. www.airedebardenas.com).

(© Foto Aire)
Su apariencia estética es rotunda. Tanto que ha sido merecedor de multitud de premios internacionales, pero el mayor obsequio lo reciben los clientes que reservan y contemplan las estrellas, dan la bienvenida a un nuevo día con un amanecer que enmudece y degustan el auténtico sabor de los cogollos, los ajetes o las alcachofas que se cultivan en la huerta del propio hotel.

Teruel despierta de su letargo. Si hay una comarca que está conquistando todas las miradas ésa es la de Matarraña. Allí dónde crecen un aromático té de roca y preciadas trufas negras, y se produce un codiciado aceite; allí donde los árboles colorean un acuarela cromática que, en estos días, conmueve al más insensible, se encuentra Consolación (Ctra. Nacional 232, Km. 9644652. Monroyo. Tel. 978 85 67 55, www.consolacion.com).



Fuera de convencionalismos e inesperado, procura ciertamente descanso, alivia la pena y cualquier aflicción del espíritu. Arquitectura sobresaliente, privacidad, naturaleza única… ni siquiera falta un gran restaurante en el que se paladea, cómo no, la esencia de la tierra.

(© Fotos Consolación)
Precisamente a orillas del río Matarraña, en el siglo XVIII fue construida una fábrica de papel ahora reconvertida en alojamiento de diseño. No es otro que La Fábrica de Solfa (Arrabal del Puente, 16. Beceite. Tel. 978 850 756, www.fabricadesolfa.com). 



(© Fotos Jordi Ferrer)
Tras sus paredes, el tiempo se detiene y quienes precisan dejar de pensar ya no tienen excusas. Toca disfrutar. 

Ojalá mis accesos fueran reales y no imaginarios.