martes, 30 de septiembre de 2014

Nerua y Josean Alija




(© Foto Nerua)

Desde hacía tiempo, sentía curiosidad por la cocina de Josean Alija. El sábado le conocí y probé la gastronomía que desarrolla en Nerua

Tras la experiencia, este restaurante y este chef entran directamente en el top ten, qué digo, top five, de mis restaurantes favoritos. Porque la experiencia fue inolvidable.

No contaré qué comí ni qué bebí, que no fue solo vino... Eso lo dejo para El Hedonista, así que tendréis que leer a mi prima, Mar de Alvear, en ese fantástico magazine digital en el que ella es tan feliz. 

Apuntaré que es una suerte poder acercarme a quienes nos hacen felices en un restaurante. Josean se mostró tímido y yo muerta de la vergüenza cuando abrimos la puerta y nos dimos de bruces con la cocina. Pensé que nos habíamos equivocado, pero no, en ese restaurante se entra por la cocina, casi, casi.

Morí de emoción con cada plato y me maravilló el servicio. Ismael y Stefania, son dos de esos cracks que ensalzan el trabajo en sala. Ese oficio que tanto tiempo ha estado infravalorado, profesionales como ellos lo hacen grande.

Y como decía, es una suerte tener acceso a ellos. Tras la cena, Josean nos mostró la terraza donde en los días de calor, ofrecen el aperitivo. Charlamos tranquilamente, pese a las horas y pese a que él todavía no hubiese terminado de trabajar. Y él, de forma espontánea, nos emplazó a las 13 horas, en la puerta del Museo Guggenheim para mostrarnos los otros espacios gastronómicos. 

Allí estuvimos a la hora acordada. No hablamos solo de su cocina y de su propuesta; también charlamos largo y tendido, y asomados a ese gran ventanal sobre la ría, sobre su ciudad, los cambios vividos, la política, el invento del fútbol, la influencia de los ingleses... sobre todo eso y sobre mucho más.

Es una suerte poder acercarme a grandes chefs como él. 

Sin duda. Por todo ello, Nerua y Josean directos al top five. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario