lunes, 10 de enero de 2011

Belleza caprichosa

Con frecuencia envidio a nuestros vecinos franceses. Y también a los holandeses, belgas, alemanes... El motivo es realmente anodino. Pero les envidio.

Para ellos las flores son parte de la cotidianidad. De la que invade casas, lugares de trabajo y geografía urbana casi, casi de principio a fin. Para nosotros, sin embargo, parecen un artículo de lujo y esperamos a ocasiones especiales para adquirirlas, regalarlas y admirarlas.

Me gustaría creer que me equivoco. Quizás, porque es cierto que en Madrid, junto a las floristerías de toda la vida, existen direcciones en las que su belleza, caprichosa y efímera, huele, además, de maravilla.

Vailima. Jardín de té y flores. (Padilla, 3. www.jardindeteyflores.com). En un patio semioculto, como si de un rincón de otra ciudad se tratara, se esconde para deleite de los buscadores de raras perlas esta tienda de té y flores. 



Sencillamente increíble. Como las cestas de regalo que combinan, por ejemplo, velas con olor a bebé, limpito y recién nacido, y flores naturales.



(© Fotos: Vailima)

Elisabeth Blumen. Flores y cosas. (Conde Duque, 5. www.elisabethblumen.com). Romántica e indispensable para encontrar flores y plantas, naturales y preciosas. 







Junto a láminas, libros de botánica, jaboncitos así como la simpatía y delicadeza de su dueña, Isabel. 





(© Fotos: Elisabeth Blumen)

Au nom de la rose (www.aunomdelarose.es), conocíamos su tienda de Bravo Murillo, 11, y acaba de inaugurar un pequeño espacio en la entrada del Mercado de la Paz, en Ayala, 28. Rosas de todos los colores, aromas y procedencias.




(© Fotos: Au Nom de la Rose) 

Y confituras, siropes, chocolates, velas y perfumes con su esencia.


Dos últimas propuestas: las geniales obras de arte que Roger realiza en De olor. Flores y escenas (San Andrés, 12) y las creaciones de Ad Hoc & Vinca per Vinca (León, 11). 

4 comentarios:

  1. Ojalá que pronto las flores también formen parte de la cotidianidad de Madrid y las calles y esquinas estén salpicadas de pequeños y grandes puestos. ¡Gracias por las pistas florales de este post!

    Sandra

    ResponderEliminar
  2. Entonces, ¿no soy la única que siente envidia? besito,

    ResponderEliminar
  3. Es verdad.Me encantan las flores,suelo curiosear mucho en las floristerias.
    Un ramo de flores da un toque especial a cualquier estancia,yo suelo poner unos centros romanticones en mi habitacion y me gusta el aire que dan.Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las flores y las plantas, creo que son imprescindibles en la vida diaria. Yo en mi casa tengo varias y en la tienda me tengo que conformar con una solo, ya que no cuento con mucho espacio pero si por mi fuera pondría mas! Dan mucha luz y alegría!!

    ResponderEliminar