martes, 25 de enero de 2011

Confieso

Soy adicta al chocolate. Y creo que, en este caso, confesarlo no va a ser el primer paso para dejarlo. Quizás tenga una explicación psicológica de ésas en las que se fundamenta casi todo y que están estrechamente vinculadas a la infancia. 

La mía sería que mi madre nunca compraba Nocilla. Pero yo me las ingeniaba para conseguir mi dosis. El truco era, cada tarde, ir a buscar, rauda y veloz, a mi amiga Mary Carmen. Ella siempre merendaba un bocadillo de Nocilla.

Así, su madre me preguntaba '¿Has merendado?' y mi respuesta, día sí y día también, era la misma: 'No, no merendé'. Nunca valoré lo que aquella mujer podía pensar de mi madre... Yo conseguía mi ansiado bocadillo -después de haber engullido anteriormente uno, seguramente de chorizo con mantequilla, que tampoco estaba nada mal-. He de confesar que en las ocasiones más especiales mi madre no compraba Nocilla pero sí la preparaba con mucho cariño, leche, cacao, avellanas y azúcar.


Empezaré a enumerar mis deseos 'prohibidos'.


Chocolate puro de Valor por el que cada madrugada hago un parón en mis sueños y me levanto a por una onza (o dos). Lacasitos y también Kinder Bueno (ummm, fue mi regalo favorito en Nochebuena...).




 (© Foto Chocolates Lacasa)


Pero hay más. Como los bombones de Fauchon (www.fauchon.com), delicados y con una presentación tan exquisita como el continente. 








(© Fotos Fauchon)

Y los de Chocolate Organiko (www.chocolateorganiko.es) elaborados artesanalmente a partir de habas de cacao trinitario 100% ecológicas procedentes de la República Dominicana e islas del Caribe. 




(© Foto Chocolate Organiko)


¿Cuándo abrirá Delishop (www.delishop.esen Madrid? Afortunadamente siempre nos queda su tienda on line y todas sus especialidades...







(© Fotos Delishop)


Me gusta incluso en forma de infusión, como el Choco Aztec Spice de YogiTea (www.yogitea.eu). Dulce incluso sin azúcar, orgánico y apetecible en todo momento. 



En compañía... Chocolate corporal Shunga (www.shungacosmeticaerotica.com), lo difícil es terminar el juego. 


Y sobre todo me apasionan las perdices, judías y bonito al cacao de mi madre. Creo que pronto la visitaré. 


¿A quién no le gusta el chocolate?

10 comentarios:

  1. ¡Joer, chiquita, creo que voy a ir en busca de algo dulce!, jajajaja...
    Me sumo, yo que vivo cerquita del pueblo del chocolate (Villajoyosa), a tu gusto por él: las ensaimadas, magdalenas, nocilla, lacasitos, croissants, chocolatinas, bombones, donuts, bombas, bollycaos..., uuuuuufffffffffffff..., jajajajaja...
    Dicen que el dulce que nos ocupa es un sustitutivo perfecto para el sexo y un anti depresivo realmente eficaz. Sea cual sea su función terapéutica, me quedo con su sabor, jajajaja...

    ¡Un beso achocolatado!

    ResponderEliminar
  2. Sabes, he estado buceando más en las razones de mi adicción... y quizás sean la lectura en el cole de Charlie y la fábrica de chocolate y la visita a la fábrica de Huesitos...

    Ahora bien, no me gustan los donuts de chocolate, nunca podría ser infiel al auténtico objeto de mi deseo: el donuts de azúcar mmmmmmm como lo que todavía venden en Madrid en algunas tiendas de barrio, recién traidos y que te dan en un papelito

    qué rico!! voy a por mi onza de Valor.

    ResponderEliminar
  3. Ay María, cuánto te entiendo, mi madre tampoco me compraba Nocilla y yo siempre aprovechaba los cumpleaños de mis primos: después de la bandeja de sandwiches salados salía la bandeja de sandwiches de Nocilla y yo era capaz de devorar triangulitos de Nocilla sin parar. Aunque si tengo que confesar...mi vicio gastronómico ahora es el queso. Gracias por las recomendaciones chocolateras.

    ResponderEliminar
  4. Hola María,

    Que bueno ver por fin en este blog de sensaciones algunas letras dedicadas a uno de los predilectos de la gastronomía, el chocolate. Voy a soltar una curiosidad. Al árbol del cacao se le conoce científicamente como Theobroma Cacao, que en griego significa "el alimento de los dioses". No te preocupes que ya sus descubridores supieron vivir con su adicción y reconocer aquello supremo que hay oculto en el chocolate.

    Saludos,

    Pablo (d*Gusto)

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Pablo!!! Hoy me acordé de ti y de Gonzalo porque comí cocido maragato...

    ResponderEliminar
  6. es curioso, yo soy seguidor aferrimo del chocolate inexistente, de la gran mentira de la humanidad, desde very little, todos le pegaban a la nocilla original, yo le daba a la blanca, dios, me encanta el chocolate blanco, aunque no exista como tal, pues se compone de aceite de cacao y mantequilla...enfin, eso demuestra que mi vida es una gran mentira asumida, haber si me paso al lado oscuro y consumo del negro. por cierto, maria conoces la marca "pancracio"??
    gran blog amiga de ojos azules y dorados cabellos, tienes un aficionado mas ;)

    ResponderEliminar
  7. Sí, sí conozco Pancracio, seductor packaging, sin duda!!!

    Oye, quién eres???? Que tengo los ojos verdes y el pelo castaño jajajajaj!!

    Barragán??

    ResponderEliminar
  8. para mi ese verde es el azul del mar gaditano, de la bahia de cadiz mas exactamente, en la cual vivo y cuyo aroma respiro todos los dias de mi vida, en cuanto al pelo, llamalo como quieras, para mi sera dorado. y si, soy yo, "barragan".

    ResponderEliminar
  9. Barragán, yo también te voy a leer a partir de ahora. Beso grande, qué suerte que ves el mar!!!

    ResponderEliminar
  10. Yo me quedo con el de Valrhona, esos de corteza de naranja recubierta... Espectaculares!!!! Por cierto, muy bueno el nuevo Senzone, pronto hablaré de lo que comí allí. Bess

    ResponderEliminar