jueves, 11 de abril de 2013

Logroño too much

Estoy en Logroño. En esta nueva etapa vital a medio camino entre la capital de La Rioja y la de España.

Y como argumentara, en Esquire.es, mi colega y amigo José María de Pablo (@jmdepablo), existen Razones como puños para ir a Logroño (http://bit.ly/14ZGs2G).

Añado: existen otras tantas para querer vivir en esta ciudad.

1.- Porque el próximo jueves inicia la temporada la Heladería dellaSera (Portales, 28) con sus 24 sabores. Y una, que de mayor quiere ser heladera y que podría vivir únicamente comiendo helados, asegura que el suyo de Galletas María, Mazapán riojanito y de Mosto de racima son too much



(© Foto dellaSera)


Fernando y Angelines la fundaron, junto con el obrador de Viana, hace 11 años. Idean, crean y elaboran especialidades para ellos y para los restaurantes más apetecibles de toda España. A medida. 

Son tan inquietos que plantaron un huerto de plantas aromáticas, y con él experimentan. Y ya ultiman las próximas Conversaciones heladas en las que invitarán a grandes profesionales de la gastronomía. Ah, y junto con interesantes debates, prometen barbacoa en su viñedo. 

2.- Porque, como ellos, también son originales y entusiastas Eva y Alicia, de Habemus (www.habemusrioja.com). Esta tarde y mañana, promueven venta especial de moda vintage y degustación de vinos. 

3.- Porque con Óscar y Pedro siempre tengo unos pinchos pendientes. Y saldamos la deuda, una y otra vez.

4.- Porque Sandra me ha prometido un desayuno en el Hotel Finca de los Arandinos (www.fincadelosarandinos.com). Y hay pocas cosas que me gusten tanto como un gran, magnífico e inesperado desayuno. Ya sueño con los panes, las mermeladas... Creo que no cenaré la noche de antes.

5.- Porque convivo con mi hermano Nacho. Con él, mi brother mayor con el que apenas he vivido y al que, pese a nuestros cabreos, adoro. Y 'requeteadmiro' por lo que es y cómo es.

6. Porque junto al Ebro cada mañana puedo correr con Kika. Y hay flores silvestres, muchas margaritas, patos que se dirigen hacia un polígono industrial y una sensación de seguridad que poco tiene que ver con algunos parques de Madrid.




(© Foto Cyc)


7.- Porque puedo nadar sin darme codazos con 12 personas por calle y pagando un módico precio. Sí, tres meses en cualquier piscina municipal, por ejemplo Lobete, cuesta 33 euros. Sin necesidad de estar empadronado en Logroño y sin cloro: con sal. 

8.- Porque me encanta que me digan: 'Maja'. Como Rosa que llegó desde muy lejos y ha adoptado el apelativo de forma natural. Ella, además, deja ultra limpio Check In Rioja (www.checkinrioja.com) y yo (torpe) ya no me hago heridas en las manos con la fregona.

9.- Porque en el albergue de mi hermano, practico inglés y realizo una investigación sociológica sobre hábitos y costumbres (malas y buenas) del género humano. Por otro lado, aprendo que la vida da giros inesperados. Yo nunca imaginé que el Camino de Santiago sería una parte fundamental en la mía.

10. Porque en esta ciudad he tomado conciencia de que nuestros pasos muchas veces se dirigen a nuestros orígenes. Y parte de los míos están en La Rioja y hacia ella parece ser que camino.



(© Foto Marta Esteban) 


Logroño too much.



4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Merci, bombón. Tú eres una de las personas que me ha mostrado (y muestra) el Logroño más bonito. GRACIAS, amigo.

      Eliminar
  2. Precioso!!!! No sabes como te entiendo... a mi me ha tocado partir y lo echo de menos una barbaridad. Que bien se vive en Logroño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, yo tan solo vivo en Logroño unos días al mes. Y cada vez que me marcho, me entra penita. Pero vuelvo pronto. Gracias por tu comentario,

      Eliminar