lunes, 28 de octubre de 2013

Otra oficina en Madrid





Si abres la puerta, quizá suene Norah Jones. En mi oficina de casa, también suele hacerlo. 

Al fondo hay un mostrador con tartas: de limón, zanahoria, bizcocho... así como tarros de mermelada, pan, tomate natural...



Es mi nueva oficina, porque así lo he decidido. Se llama Dray Martina y está en el número 7 de la calle Argensola. Es decir, en esa zona de Madrid que a mí tanto me gusta por carácter y ubicación.

Ocupa un local, que hace esquina, en el que antes, quizá, hubo un italiano. La cuestión es que fuera lo que fuese nunca llamó la atención; al menos la mía. Este cafecito sí que lo ha hecho.



(© Fotos Dray Martina)

Continuamente, entran y salen personas que desean desayunar o merendar, pero el lugar es muy tranquilo. Es uno de esos espacios que presumen de una calma que apetece compartir con alguien especial o con el ordenador y las obligaciones del día.



(© Fotos CyC)

Me gusta Dray Martina por la selección de infusiones de una de mis marcas fetiche, Clipper, y porque las personas que allí trabajan son amables. Y eso no es un dato menor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario