martes, 18 de febrero de 2014

Tras el neón: Mequierovivir




Me gustan los neones. Y en rojo, más. 

Me encantaría poner uno en la pared lateral de Check In Rioja, en rojo, por supuesto. Como el de Olivera, en Madrid, ese local en el que tomé más de una copa. Con la misma luz que el reloj del edificio de Telefónica, que alguien decidió cambiar por uno azul. Ayer lo contemplé de nuevo y, tristemente, ya no me parece la imagen más poética de la ciudad...

Paseando bajo la lluvia, en Pamplona, descubrí otro:

Mequierovivir (www.mequierovivir.com). 

Fue fácil, brillaba con fuerza, bajo el soportal de la Plaza del Castillo.

En el escaparate encontré infinidad de cosas que me entusiasman: cuentos con ilustraciones oníricas, pequeños cuadros llenos de fantasía y con frases tan necesarias como 'Sé feliz'. Ésas que, con tanta frecuencia, olvidamos.




Dentro estaba Pitxu, su propietaria. Amable y con una energía que se contagia. Ella llegó de Lleida, hace 13 años, y junto a Bea, en diciembre de 2010, levantaron la persiana.

Se encontraron en la escuela de teatro, fundaron su propio grupo y estrenaron su primera función: 'Mequierovivir'. Poco a poco, se multiplicaban los proyectos hasta que abrieron su pequeño gran mundo. 

Está llenito de arte, de palabras bonitas, de ésas que dan aliento, que suponen un empujoncito... se nota que cada objeto ha sido elegido con cariño. Bea y Pitxu andan bien servidas de creatividad y, de hecho, diseñan una línea de artículos: 28 razones porque te quiero; Un deseo; Em moro per besar-te; Soy tu estrella bipolar...





(© Fotos Mequierovivir)

Mequierovivir no es una librería y galería artística al uso... Suceden conciertos, recitales de poesía, presentaciones de libros... Se encuentra la obra de autores como Eva Armisén, Marc Parrot, Paula Bonet, Marina Anaya, Fernando Vicente o Daniel Moreira, entre otros. 

Yo, que entré cuando más llovía, salí con una sonrisa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario