viernes, 21 de julio de 2017

Sobre la muerte (III)


Tercera y última entrega sobre la muerte. ¡Vamos, que ya no falta nada! Pronto vuelvo con temas más divertidos. ¡Lo prometo!

Gabriel Heras La Calle es Médico Especialista en Cuidados Intensivos y creador de HUCI. Él también me dedicó su tiempo, que me consta es preciado, y contestó amablemente a mis preguntas. He querido compartirlas porque suponen una lectura altamente recomendable.  

¿Qué es Humanizando los Cuidados Intensivos?
Es el movimiento pionero de humanización de la Sanidad, iniciado en febrero de 2014 tras una reflexión personal. Se trata de un proyecto internacional de investigación que tiene por objeto hacer de las unidades de cuidados intensivos espacios más amables para pacientes, familias y profesionales. 

A través de la escucha activa, se han desarrollado nueve líneas de trabajo para rediseñar las UCI y convertirlas en HUCI, escritas con H de humano. Se trata de establecer un cambio de paradigma y centrar la atención sanitaria en el ser humano, en las personas. 

¿Por qué no hablamos de la muerte en España? 
Es una pregunta muy buena y a la que seguimos dándole vueltas. Nuestra sociedad es tremendamente vitalista, con una cultura profundamente religiosa y tiene un "estado de bienestar" y unas expectativas de vida que no hay en otras partes del mundo, como en África por ejemplo. 

La muerte es rechazada por miedo, y el miedo no es buen compañero de viaje en ningún ámbito de la vida. Otras sociedades tienen naturalizado este hecho porque ven la muerte más de cerca y como un fenómeno natural. Pero en España hemos medicalizado la muerte, los hospitales no están diseñados para las personas sino para las enfermedades. Es hora de cambiar esta forma de pensar y de hacer, y debemos hacerlo entre todos.

¿Debemos humanizarla?
Por supuesto. ¿Hay algo más humano que acompañar en este proceso? Y para eso hay que entrenarse, formarse y aceptar que el sufrimiento es una parte más de la vida, con naturalidad. 

Facilitar que una persona cierre bien su biografía acompañado de los suyos, si éste es su deseo,  debería ser uno de los objetivos de una sanidad excelente. Pero a nadie nos viene bien morirnos, y la muerte tiene menos marketing que la última tecnología o la cirugía más compleja que pretenda "salvar vidas". 

Los sanitarios no salvamos ninguna, si acaso las prolongamos. Y esto nos convierte en seres humanos falibles y vulnerables, como cualquier otra persona. Acertamos, nos equivocamos, y necesitamos habilidades, es decir, entrenar en este sentido: compasión, presencia, empatía, respeto y escucha. Porque nos enseñaron mucho de lo Bio en la universidad, pero lo Psico-Social quedó en la teoría.

¿Por qué no hablamos de ella antes de que suceda, cuando está cerca o cuando ha sucedido
Porque no queremos sufrir y tenemos miedo. Y es un grave error: al final a todos nos llega de una u otra manera, y sinceramente, es mejor estar preparado y hablar de ello con las personas que nos rodean. Así, no tendrán que decidir por nosotros en una situación de tremenda angustia y sufrimiento, que es una combinación terrible para la persona que sobrevive.

¿Por qué es un tabú?
Eso depende de cada uno. Cada uno tendrá sus motivos. Repito, el miedo no es un gran aliado en ninguna faceta de la vida. Preferimos hablar de temas más sencillos o que no nos pongan en contacto con un viaje interior. Por otro lado, ese viaje interior es lo mejor que puede hacer cada persona en su vida

¿Hablar ayuda? 
Sin duda. Normaliza y tranquiliza. Y te conecta con la sencillez del ser humano.

Desde el lugar del interlocutor, ¿por qué a la mayoría de las personas les incomoda este tema? 
Porque no sabemos qué hay detrás. Además, la vivimos como un fracaso de la Medicina. Y eso son unas expectativas muy grandes: no somos dioses, no podemos arreglar todos los problemas. No estamos entrenados en habilidades en este sentido. Por eso, Proyecto HU-CI ha puesto en marcha una plataforma de humanización en formación en human tools. 

¿Andamos escasos de empatía?
Pues hay de todo. Los profesionales sanitarios somos personas tremendamente vocacionales, pero desde luego si el sistema tiene al 50% del personal "quemado" por algo será, y esto es un grave problema. 

¿Cómo va a cuidar y curar bien alguien que tiene desgaste profesional y que cambiaría su profesión? Tenemos un grave problema en este sentido, y ya es hora de que todos nos cuidemos unos a otros si queremos hacer posible este cambio de paradigma. Necesitamos el respaldo de las autoridades sanitarias y los gestores en este sentido. Un sistema gestionado con H además, es más productivo y desde Proyecto HU-CI estamos empeñados en demostrar que se pueden hacer las cosas de otra manera. Y si, la empatía es una buena aliada.

¿Preferimos mirar hacia otro lado?
Bueno, es que España es el país de "balones fuera": nadie tiene culpa, nadie asume sus responsabilidades y nadie dimite cuando toca. Lo vemos cada día en prensa y lo peor es que no hacemos nada para remediarlo. Vivimos anestesiados. 

Nuestra propuesta es: Y tú, ¿qué puedes hacer para mejorar el sistema? ¿tu vida? ¿tu familia? ¿tu equipo de trabajo? ¿la sociedad?. Se humaniza de dentro afuera, y esos cambios pequeños todos juntos hacen posible un cambio global. Ojalá el cambio en Sanidad sea el motor de cambio para la Sociedad, porque en todos los ámbitos hace falta más H, más personas en el centro.

Este doloroso proceso, ¿sería más fácil si comprendiéramos que la muerte es la otra cara de la vida?
Sufrir es parte de esta vida, como reír, llorar, sentir, emocionarse o enamorarse. Todos estamos hechos de lo mismo, y quizás si buscáramos lo que nos une como seres humanos, en vez de lo que nos separa, el mundo sería un lugar diferente. Comprender la muerte y vivir al máximo hasta el final, y tener la tranquilidad de que hiciste lo que viniste a hacer en este tiempo. Al fin y al cabo, hemos nacido para intentar ser felices.

Confieso que ésta es una de las entrevistas más bonitas que he realizado últimamente. Bonita y necesaria, en mi opinión, tanto como las dos anteriores realizadas a María Leach y a Paloma Rosado.

Gracias por vuestro tiempo a los tres.

Felices días de verano...  

No hay comentarios:

Publicar un comentario