miércoles, 2 de marzo de 2011

Todo dulzura



Bombones, cruasanes y tartas… Ummm, ¡¡pero qué hambre!!


Y también galletitas, toda una delicia para comer a pequeños bocados, con cierta pena, eso sí. 

La familia de Carlota Rodés comparte un gesto muy bonito: regalar galletas en momentos especiales. Ella convirtió esta tradición en un próspero negocio, Carlota’s (www.carlotas.com), y ya son multitud los que confían en su creatividad para conmemorar la felicidad de un bautizo, la llegada de la Navidad o una reunión entre amigos.



(© Fotos Carlota's)


¿Y quién se resiste a los cupcakes? Célebre pastelito anglosajón que no es una magdalena y sí un esponjoso bizcocho de tamaño individual que llama la atención por su irresistible apariencia.


Los dulces de Cakes Haute Couture (www.tartasdecoradasycupcakes.com), primer atelier de sugarcraft de España, son realmente sofisticados, casi de ensueño. Su artífice, Patricia Arribálzaga, apuesta, además, por ingredientes orgánicos y sin conservantes.











(© Fotos Cakes Haute Couture)

¿Apetecibles? ¿Y qué decir de las creaciones de Florentine Cupcakes & Cookies (www.florentinecupcakes.com)? Que lo difícil es comérselas.










(© Fotos Florentine Cupcakes & Cookies)


Como bonitas y ricas son las de Happy Day (www.happydaybakery.es). Además, venden todos los productos para ponerse manos a las masa en casa.  





(© Foto Happy Day)

¿Y caramelos? Son recuerdos de infancia; deliciosos los de siempre y fantásticas las nuevas creaciones, todo un alarde de diseño. Véase Caramelos Paco (www.caramelospaco.com), archiconocida tienda madrileña fundada en los años 30. Su escaparate, a modo de puzle en el que no cabe un caramelo más, atrae a pequeños y mayores. Es posible encontrarlos con y sin azúcar, sin gluten, clásicos como los de tomillo, fresa, limón, malvavisco o anís, así como de mojito e infinidad de sabores.

Papabubble (www.papabubble.com), tienda y obrador catalán que permite asistir en directo a la mágica -y onírica- fabricación de caramelos. La mirada, el olfato... hasta el último sentido sufren un efecto hipnótico ante la masa que se estira, redondea y, finalmente, se transforma en caramelitos y piruletas de bellísima apariencia. 


Así es fácil sentirse como Hansel y Gretel, o como Charlie en 'La Fábrica de Chocolate', ¿verdad?.

1 comentario:

  1. dios que rico y que recuerdos... pero la golosina esta evolucionando hacia la maxificacion del producto, como con algo tan burco como un caramelo hacer arte, ejemplo, Escribá.

    ResponderEliminar