lunes, 11 de julio de 2011

Todo el mundo tiene un plan

Mediados de julio y yo todavía no me había dado cuenta. Ahora lo sé: es verano.

Tuve la certeza hace apenas unos días: sumergida en la piscina del Hotel Emperador (Gran Vía, 53. www.emperadorhotel.com). Supe que, efectivamente, ésta es la estación en la que de forma natural fluye el optimismo, la alegría y esa pereza que te lleva a no hacer casi nada y relajarte...

Es, asimismo, el momento del año en el que toooooodo el mundo debe tener un plan. Y yo no tengo ninguno.

Así que me quedo en la ciudad... con el bikini, la crema solar, un vodka con tónica y sí, con las espectaculares vistas que proporciona esta privilegiada e inesperada piscina de la Gran Vía.

Como cada estación, ésta tiene sus propios sabores. Los mío son a helado de tutti frutti (en peligro de extinción) y a aperitivo con mucho hielo. Sin duda, a Campari y, desde que lo he descubierto, también a Aperol Spritz.




(© Foto Aperol)

Y olores. Especialmente al aceite de Monoï de Tahití. Como el de la firma francesa Hei Poa (www.heipoa.es). Sin coger el avión, te regala una escapada a la Polinesia, gracias a la fragancia de las flores de Tiaré maceradas durante diez días.




(© Foto Hei Poa)

Y siempre al de la vitalidad, frescura y personalidad de cada gota de un clásico como Eau Dynamisante, de Clarins (www.clarins.es).


(© Foto Clarins)

Mis sabores y olores de verano... (sin plan).

3 comentarios:

  1. Ay María que ganas tengo yo de sumergirme en la piscina del Hotel Emperador y ver Madrid desde allí arriba. Para mí, estar en Madrid ya es un plan perfecto.

    ResponderEliminar
  2. Me acabo de teletransportar a Madrid, al borde de esa piscina, contigo y a poder ser, yo prefiero mi Martini de toda la vida...a veces charlando y a veces no, pero siempre disfrutando del sol, de la amistad y de esos olores maravillosos...

    ResponderEliminar
  3. nenas, gracias por compartir estas sensaciones! Marta, cierto, 'pero cómo puedes beber Martini blanco???' jejejejeje

    ResponderEliminar