viernes, 21 de diciembre de 2012

El gel de mi abuelo

Mi abuelo creyó llamarse de una forma y descubrió que tenía otro nombre.

En la familia, cada uno le llamaba a su manera: Constancio o Dámaso.

Era alto. Y mi padre cada vez se parece más a él.

Recuerdo el parque y mientras corría, intentando olvidar las clases de la universidad a las que no quería ir, le buscaba entre los árboles.

Cuando le encontraba, gritaba: 'Abuelo'. Era sordo. Y le decía a sus amigos: 'Es mi nieta, la pequeña'.

Ahora regreso muy pocas veces a ese parque. Hace poco lo hice, con zapatillas. Y le busqué su gabardina. Ni tan siquiera encontré a alguno de sus amigos.

Desde hace tiempo, le recuerdo cada vez que noto el aroma de Moussel.



(© Foto Moussel)

Era el gel que usaba en esa bañera tan pequeña. Siempre, llamándose Dámaso o Constancio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario