jueves, 23 de mayo de 2013

Restaurantes pendientes

No me gusta hacer listas de pendientes porque me entristece. Sí, revisarlas pasado un tiempo y confirmar que siguen siendo eso: cosas por hacer.

Espero que esta lista, ésta sí, no quede pendiente. Es la de los restaurantes en los que quiero tener mesa. Pronto, en septiembre, cuando viajemos en furgoneta hacia el Sur, hacia el Norte.

Aponiente (www.aponiente.com). No me gustan las verdades absolutas; entre el negro y el blanco, me quedo con algún matiz gris, pero el restaurante que capitanea Ángel León es too much.

Lo he visitado en dos ocasiones y la tercera no me la pierdo. Por muchas razones. Porque él es un genio y su equipo, una maravilla. Porque mima el pescado como el bien más preciado, que lo es, y a mí me encanta.

El Bohío (www.elbohio.net). Porque sus propietarios, los hermanos Diego y Pepe Rodríguez Rey, tienen carisma y estoy segura de que lo transmiten en el plato, en el servicio.

Azurmendi (www.azurmendi.biz). Siento infinita curiosidad por conocer a su chef, Eneko Atxa. Ni más ni menos. Curiosidad, atracción. Llamémosle cómo queramos.

Quique Dacosta (www.quiquedacosta.es). Porque es uno de los mejores. Así lo reconocen los múltiples galardones que atesora. Porque está junto al Mediterráneo y el mar, sea el que sea, siempre inspira. Y porque una vez le llamé, sobre el papel, Santi Dacosta, sí, con su apellido pero con el nombre de aquel presentador... Todavía siento vergüenza. He compartido dos cenas con él y nunca he dicho: 'Sí, fui yo'. 

Me dejo varios, por supuesto. Si bien, de momento, como declaración de intenciones, creo que esta lista de cuatro no está mal. Y así, luego, no entristezco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario