viernes, 27 de septiembre de 2013

Más de un uso


Mis primas mellizas, Cristina y Sara, son dos años mayores que yo. Cuando éramos niñas, y estábamos en edad de crecer, de cuando en cuando, había visita al armario de ellas y yo, suertuda, volvía a casa con ropa y zapatos nuevos.

No me importaba nada llevar su ropa. Es más, me encantaba que ellas se estiraran y se les quedaran pequeños esos vestidos, chaquetas y zapatos que a mí tanto me gustaban. Tanto que comulgué con el vestido de Sara.

En los últimos tiempos, heredar ropa dejó de tener un punto mágico; hemos querido cada cosa nueva, solo para nosotros. Hasta que se puso de moda lo vintage y, sobre todo, llegó la crisis que de la necesidad hizo virtud.

En esta línea, hoy por hoy, tener un bebé no significa un despilfarro absoluto. Se puede pedir a los hermanos y amigos, se puede dar un nuevo uso a objetos que tienen un sin fin de posibilidades. Artículos que no están tan viejitos... 

Así, mi amiga de tantas clases de lengua y literatura, de interminables horas en la biblioteca e infinitas risas, Elena, acaba de lanzarse y abrir, en Barcelona, una sucursal de la tienda de segunda mano De manita a manita (www.demanitaamanita.com/barcelona.html). 



(© Foto Cyc)

Te desprendes de los artículos que ya no necesitas y que ocupan espacio, obtienes un dinero y otras personas invierten menos en algo que precisan sí o sí.

En Logroño, otros dos amigos, Fran y Sonia, padres de dos pequeños, han inaugurado una propuesta similar. La suya se conoce como EntreNidos (www.entrenidos.com) y la respuesta de la clientela les está dando la razón.

Que los objetos tengan más de un uso es la opción más inteligente de todas. 

2 comentarios:

  1. Una gran idea... Si llego a saberlo antes para mi sobri que va a cumplir 6 iba de cabeza a verla.... Espero que tenga mucho éxito..

    ResponderEliminar
  2. En seis años, la edad de tu sobrina, han cambiado tanto las cosas... Feliz mañana, Pedro!

    ResponderEliminar