lunes, 4 de noviembre de 2013

Esta tarta sí es una delicia





Lo confieso: nunca creí que este tipo de tartas me gustara. Tras probarla, tomaría un pedacito -por pequeño que fuera- cada día. Solo uno, chiquitito, pero uno. 

Marta y Nikole quisieron regalarnos una tarta para un día tan especial como nuestra boda. Fue para los niños que abrieron los ojos como platos; los mayores nos acercamos hasta su mesa para robar un trocito. 

Blanca, con mariposas y florecitas lilas. El interior fue de bizcocho de chocolate con frutos rojos. Sorprendente estéticamente: sutil, elegante, bonita. Y tan deliciosa... que no quedó nada.

A partir de ahora, no diré que este tipo de tartas es una maravilla. No lo sé dada la amplia oferta y lugares que enseñan a hacerlas y las venden ya listas. Pero no tendré ninguna duda en afirmar que las de Martina de Zuricalday (www.facebook.com/martinazuricaldaybilbaoson únicas. 







Afortunadamente, este oficio, el de juntar letras con más o menos gracia, me lleva a conocer a personas especiales. Quizá no desempeñan tareas que cambian el mundo, pero la dedicación y pasión que ponen a su trabajo, les convierten en un buen ejemplo a seguir.

A Marta y a Nikole todavía no les he puesto cara. Pero hemos hablado mucho sobre dulces: bollos de mantequilla, pastel ruso, de arroz, macarons... 





Son descendientes de Martina de Zuricalday, una saga pastelera reputada por todas sus exquisitas propuestas, que elaboran artesanalmente cada mañana, y por ser la pastelería más antigua del País Vasco.




Fundada en 1830, hoy ellas continúan con el legado y dirigen cuatro establecimientos. Suman clientes de toda la vida, porque los nietos han crecido y se han convertido en padres.

Si ya Martina fue conocida por sus sofisticadas recetas que le inspiraban lugares como Francia, hoy por hoy, estas dos jóvenes pueden presumir de firmar creaciones de alta costura. Las elaboran para bautizos, fiestas infantiles, enlaces, comuniones...




(© Fotos Martina de Zuricalday)

De nuestra boda, se recuerda, con mucho cariño, su delicada tarta blanca con mariposas y florecitas lilas. 

Gracias, Marta y Nikole. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario