martes, 26 de marzo de 2013

ERES primavera

Ha llegado. Pero todavía no le acompañan ese suave calor y esa luz que suben el ánimo.

Pronto lo harán. No falta nada, seguro.

Siempre preferí el otoño quizá por su ensimismamiento, pero ahora la necesito a ella. A la primavera. Por su energía, por la sensación de cambio, de re-inicio.

Y con ella, suelo cumplir el ritual del armario. Ponerlo patas arriba, cambiar la ropa de una y otra estación, pensar en la piel al aire.

Ella me inspira renovar la lencería. Sueño con ERES (www.eresparis.com).




Formas naturales. Tejidos delicados.



(© Fotos ERES)

ERES primavera.



viernes, 22 de marzo de 2013

Y yo me quito el sombrero




Siento admiración por él. Porque Javier Muñoz Calero es un chef con ideas geniales y, por supuesto, buenísima mano en la cocina. 

También me resulta admirable que posea el don de la reinvención, la constancia y la hiperactividad. Ahora, anuncia cambios radicales (que superan el concepto de ‘novedad’) y yo me quito el sombrero por su genial atrevimiento.

Sí, es tiempo de crisis. Pero también de probar, acertar, errar y volver a empezar. Ha quedado claro que nada es seguro y que los proyectos, los sueños y las ilusiones pueden durar un suspiro o una vida ¡Quién sabe! 

¿Por qué no perseguirlos e intentarlo? Lo importante es disfrutar, aprender y sentirse bien. Lo sabe y se atreve este chef madrileño, padre de tres pequeños, que sorprende con un giro en su carrera. Su exitoso restaurante T.A.R.T.A.N cierra sus puertas mañana. Sí, lo hace para trasladarse allende los mares. Concretamente hasta Miami.

Pero su fiel clientela no llorará la perdida durante mucho tiempo. Y es que una versión diferente pero, seguro, con idéntica calidad y tan divertida como la primera pronto llegará a un lugar insospechado de Madrid.

Nada más y nada menos que a la azotea del Círculo de Bellas Artes. Una de mis favoritas. 

Donde han sonado músicas bárbaras, se han mostrado exposiciones de fotografía pero nunca ha habido un bar ni restaurante. Javier Muñoz Calero liderará el primero. Y será una razón más para tomar el ascensor, salir al exterior y enmudecer con las vistas de esta ciudad que algunos tantos amamos: Madrid. Enmudecer con la panorámica y seguir haciéndolo con la gastronomía de este cocinero que convierte las recetas más sencillas en las más honestas y apetecibles.

El proyecto es un restaurante estacional, un seasonal pop-up restaurant, que será una parrilla en primavera-verano y un lodge de montaña en otoño-invierno. 

Javier Muñoz Calero se atreve con más. Falta un tercer reto, muy cerca de su también laureado Perrito Faldero. Pero eso, lo contaré un poquito más adelante.

Enhorabuena, Javi. 


martes, 19 de marzo de 2013

Aromas imprescindibles. Uno

(© Foto Clarins)

Eau Dynamisante de Clarins (www.clarins.es). Es un aroma que asocio con el verano. No tengo muy claro por qué dado que me encanta usarla durante todo el año. 

Y es que, efectivamente, tiene un efecto sobre mi ánimo. Me pone de buen humor, me carga las pilas cuando se inicia la jornada y, tras la ducha nocturna, supone un bálsamo.

Creada en 1987, es la primera agua de colonia que asocia el perfume de las plantas con su acción tratante. Es un producto de culto que reúne los principios de la aromaterapia y de la fitoterapia.

Me gusta a mí. Y le gusta a él. A los dos nos sienta bien. 

Es atemporal.

Es vitalidad.

Es sutileza.

En el baño, junto a mis otros aromas imprescindibles, siempre ocupa un lugar Eau Dynamisante. Y la edición 25 aniversario, con el bote cubierto de purpurina roja, no me puede gustar más.

jueves, 14 de marzo de 2013

Con música, sabe mejor



 (© Foto Lunwerg)


La música es inspiradora. Para muchos es un ingrediente fundamental en la vida. Sin ella… nada sería igual. El escritor y periodista Mario Suárez y el ilustrador Ricardo Cavolo van más allá y afirman, sin rodeos, que sin ella, nada sabría igual. Lo demuestran en Cocina Indie, un volumen con mucho sabor, sonido y color.

Es un recetario inusual, que suena bien y sabe mejor, con 90 recetas sencillas y apetecibles, dibujos y discos. Incluye recomendaciones sobre cómo acompañar musicalmente platos vegetarianos, postres, cócteles…

Cada receta viene acompañada de su propia banda sonora (pop, rock, indie...) y es explicada de forma divertida, con humor y continuas referencias al mundo sonoro y a la cultura urbana.

Eso y mucha imaginación porque… ¿qué ingredientes pondría Björk en su ensalada ideal? ¿Cómo le gustarían los noodles a Franz Ferdinand? ¿Cómo preparar un brownie especial para el mismísimo David Bowie?

lunes, 11 de marzo de 2013

Yoga facial

Conocí a María José en clase de Bikram. La semana pasada llegó a casa y me dijo: ¿Sabías que en la cara tenemos más músculos de los que imaginas y que apenas los movemos?

A continuación, me tumbé en la cama y durante casi 40 minutos, me escapé de este mundo.

Sus manos localizaron, calentaron y trabajaron sobre varios puntos de acupuntura de mi cara. Se trata de yoga o reflexología facial. Y funciona. Es belleza y es salud. 

La relajación es inmediata.

El rostro recupera tersura, mejora el tono y se descongestiona. Porque dormiste mucho o nada, porque hace tiempo que no relajas la arruga del ceño o porque estás tan cansada de todo que la mandíbula la aprietas con más fuerza de la que crees.

Es placentero y no lo es. Hay movimiento suaves y otros enérgicos. Se trabaja sobre el sistema nervioso central, se activa la circulación sanguínea y se drenan toxinas.

Y no son los únicos beneficios.

María José los conoce todos y sus manos son un bálsamo.

Más información: mjosantiago@telefonica.net

jueves, 7 de marzo de 2013

Dormir en litera

La primera vez que dormí en una litera fue en Vinuesa. En el campamento de verano. En casa de Selene, también sucedió en más de una ocasión.

Lo hice en Dublín, junto a Jana, Gabi y otras personas que no conocíamos. Y sí, también en ese cumpleaños que celebré durante más de un día. Entonces, busqué alojamiento para mis amigos en el Pop Hostel (www.pophostel.com) de Malasaña. Y me quedé.

He dormido en albergues a lo largo del Camino de Santiago. Es una fórmula que me gusta. No me importa oír ronquidos porque duermo como las mantas y me encanta la idea de compartir espacio con personas de aquí y de allá.

O padeces timidez patológica o terminas hablando y tomándote una cervezas con uno y con dos.

Me gustan los albergues, mucho más desde que mi hermano Nacho construyera el suyo el pasado año. Está en Logroño y se llama Check In Rioja (www.checkinrioja.com).




El pasado 29 de mayo se estrenó como hospitalero y hasta el cierre, a finales de octubre, recibió a más de 3.000 peregrinos.



Reabre sus puertas ahora y estoy segura de que en ésta, su segunda temporada, volverá a recibir a gente llegada de todo el mundo, con sus alegrías y sus penas. Seguro que algo de ellos queda, vivencias, algún que otro libro que olviden y su energía.



(© Fotos Juan Serrano Corbella)

Dormí en él, aquel sábado de mayo en el que celebró este gran sueño con familiares y con quienes más le quieren y han apoyado. Ocupamos litera amigos del Camino, del colegio, del instituto, de toda una vida.

Ahora creo que meteré dos cositas en mi bolsa de tela y pasaré una noche (o dos) cerca de casa. Quiero conocer y vivir U Hostels (Sagasta, 22. www.uhostels.com).




Es un hostel, parece un hotel.

Tiene habitaciones de dos y hasta 12 personas. Estas últimas en litera, claro. Todas con mucho diseño.






Para fomentar el intercambio de experiencias, dispone de sala de cine, bar-restaurante y mucho más. 







(© Fotos U Hostels)


Es el proyecto de Álvaro Hinojosa. Quien, como Nacho, ha dado un giro a su vida. 

Dejó la banca de inversión, trabajó como voluntario en África y la India, viajó por más de 24 países de los cinco continentes y tras visitar multitud de hostels, quiso abrir al público un establecimiento de calidad y buen precio. 

El suyo: a partir de 14 euros. 

Lo dicho, meto dos cositas en la bolsa y duermo fuera de casa. 

lunes, 4 de marzo de 2013

El pájaro invisible

Hay semanas cargadas de compromisos, tareas y obligaciones.

Incluso en esos días, procuro escapar de la rutina.

No es complicado. Leer ese libro, tomar un café con gente que importa o descubrir lugares especiales.

Recientemente encontré uno. Se llama El pájaro invisible (www.elpajaroinvisible.com). Y está en la calle San Pedro número, 6. Es decir, junto a esas otras direcciones que tanto me gustan: Passage Privé, The 2ND Downtown, Nicolás y Micaela... 

Clara es su impulsora. En este espacio reúne moda, diseño y muchos objetos bonitos. De esos que despiertan buenas sensaciones.



Como las Mantas Ezcaray (www.mantasezcaray.com). Me gusta su suavidad, el calor que dan. Y sus colores.

Mi cama está cubierta por una de ellas. Y en mi cuello, luzco bufandas de diversos colores. 




(© Fotos El pájaro invisible)

Hay artículos que huelen bien, que dejan la piel suave. Como los Jabones Siracusa (www.jabonessiracusa.com). Su nueva colección es Flora & Fauna, y huele a prímulas, miel, semillas de algodón...




(© Fotos Leo Cobo)

En El pájaro invisible, la rutina, la cotidianidad y los días grises... se quedan en la puerta. Afortunadamente, existen lugares como éste.