martes, 7 de enero de 2014

Agujas y lana

Sé juntar letras, una al lado de la otra y que queden bien. Pero los trabajos manuales no son mi fuerte. Así que durante los primeros cinco minutos de la clase, anuncié que quería llorar y que mejor me iba por donde había venido. Todas mis compañeras me dijeron: '¡Ni hablar! Seguro que lo haces fenomenal'.

He empezado a asistir a clases de punto. Y aunque de pequeña mi tía Margarita me enseñó punto bobo, llegué y supe que lo había olvidado completamente. Juntas hacíamos patucos, ropita para las muñecas...

He descubierto que es sumamante relajante y satisfactorio confeccionar tus propias prendas. La primera será, si la profesora no la deshace entera, una bufanda calentita, para estos días fríos de Pamplona.

No soy la única persona que ha descubierto esta afición. En internet es posible encontrar tiendas con todo lo necesario para empezar por uno mismo. Ovillos, agujas, patrones y tutoriales.


Por ejemplo, www.weareknitters.com




(© Foto We are knitters)









(© Fotos Knitting point)



Decides qué quieres hacer, eliges las lanas y colores que te gustan, y lo recibes en casa. A partir de ahí, do it yourself!

Teniendo en cuenta mi torpeza manual, yo he optado por lo tradicional. Por las clases presenciales en un lugar con mucho encanto llamado La chica de las lanas (www.lachicadelaslanas.com).

(© Foto CyC)


Confieso que me gusta mi nueva afición. Tanto que pongo el punto y final y cojo las agujas.

2 comentarios:

  1. Se agradece saber que estás contenta y disfrutando en nuestra escuela de lachicadelaslanas.

    Un beso enorme
    Esther
    lachicadelaslanas

    ResponderEliminar
  2. Si... Aunque ayer tuve que deshacer mi labor... Y empezar desde cero ;-)

    ResponderEliminar