miércoles, 25 de junio de 2014

Palosanto y su ventana

Pensé que tenía dos hermanos, pero resulta que tengo tres:

Nacho.

Pablo.

Y Edi.

Él es mi hermano colombiano, que llegó sin lazos de sangre, que apareció en mi primer Camino de Santiago. Junto a él seguí las flechas amarillas en 2009, lloré mis ampollas y otras cuitas peregrinas. 




Con él, y con Nacho, al acabar cada etapa disfruté de ese gran placer llamado Estrella de Galicia. Con él pensé que moría de la risa en plena madrugada calurosa, en un bosque, al oírle hablar inglés. 'Pero rubia, no te rías, que no sé cómo se dice'. Tantas risas, tantos kilómetros y, por mi parte, muchas lágrimas.  

Ha pasado el tiempo, y los dos hemos dado alguna vuelta vital y profesional. Por eso, me emociona hablar de su bar-restaurantito. Se llama Palosanto y tiene muy buena energía. Empieza a acumularla porque acaba de abrir, pero llegará mucha, mucha más gracias al cariño que él y su equipo le ponen y también, cómo no, a la que aportarán los clientes.







Palosanto es bonito, tiene una ventana-puerta y en ella hay una mesa, que es mi favorita. 





Estos días de atrás, he pasado más de un ratito viendo que en Madrid, como dice mi amor, 'siempre es carnaval'. Siempre es esa maravillosa ciudad en la que me cruzo, todavía, con rostros conocidos. 

Edi presume de terraza, la más grande de la Plaza de Chueca, pero no quiere ser solo eso: la terraza de las cañas. Desea que Palosanto sea conocido como un coqueto restaurante en el que se como rico, sin complicaciones pero muy rico. Y que suceda así cuando los días de frío no traigan ganas de terraza y sí de calorcito, dentro. 

Adoro su pizza, me divierte el 'pancook' de langostinos y curry, que está, efectivamente, para chuparse los dedos.




(© Fotos Palosanto)


Son buenísimos esos langostinos con crema de queso, las alitas de pollo...  

Pero lo mejor es que vayáis y conozcáis a mi hermano. 

Os espera en el número 8 de la Plaza de Chueca, junto a esa maravillosa tienda llamada L'Habilleur.

Disfrutemos de la semana y busquemos lugares bonitos, tanto como Palosanto

No hay comentarios:

Publicar un comentario