miércoles, 16 de febrero de 2011

Mi lado canalla



Todavía no había hecha pública mi vena canalla y nocturna… Bueno, lo cierto es que hubo tiempos mejores en los que la palabra resaca ni tan siquiera se acercaba a mi diccionario. Ahora, el truco es beber menos y, ante todo, mejor. Por eso, no me resisto a visitar a mis bartenders favoritos.

Carlos Moreno. Nos presentaron cuando despegaba su trayectoria en el Glass Bar del Hotel Urban. Ahora sigue haciendo de las suyas en O’Clock (Juan Bravo, 25. www.oclockpub.com).




(© Foto Matías Perez Llera)

Maneja, como pocos, este arte y presume de una creatividad inagotable. Pero demuestra más; también osadía y que las normas están para saltárselas, con respeto, claro está.

Diego Cabrera. Pronto abrirá nueva barra en Madrid. Ahora, domina la de Le Cabrera (Bárbara de Braganza, 2. www.lecabrera.com). 





Diseñado por Luis Galliusi, tiene un ‘nosequé’ que ya no depende del interiorista y sí de otros factores y que multiplica esa onda de la que, sin duda y según definí en una ocasión con la palabra ‘swing’, presume este argentino.








(© Fotos Le Cabrera) 

Todo suma puntos, desde el ambiente a la simpatía del personal, pero, ante todo, la maestría a la hora de combinar ingredientes: destilados, zumos de frutas, amargos, especias… Y de eso, Diego sabe lo suyo. 

Francesco Cavaggioni. Se atrevió con su propio local en Amnistía y hasta él me llevó Silvia, mi amiga ‘la Anticafé’ (otro bar muy recomendable en el número tres de la calle Unión). En nuestro primer encuentro me sorprendió las etiquetas que reunía y los amargos y otras bebidas que él mismo preparaba.


Su nueva barra es Belmondo (Caños Viejos, 3. www.belmondococktails.com). Pequeña, coqueta pero muy canalla, es el último proyecto de otro ‘viejo’ amigo de la noche: Dani, de Costello y ahora también metido en líos en Siroco.



(© Foto Sara Navarro)

Goza de una estética art decó que envuelve a los pocos privilegiados que encontraron una banqueta, silla o huequecito libre. A la luz de un techo cubierto por botellas de Cointreau, se degustan mezclas tan gratas como el gin fizz, negroni o singapore sling. La música es otro valor añadido. 

Javier de las Muelas. En noviembre inauguró Dry by Javier de las Muelas (Gran Melià Fénix. Hermosilla, 2. www.drymartinibcn.com). Tiene esa pátina de otro tiempo o de película en la que cualquier cosa puede suceder si pasas unos minutos en su barra… Y está en un hotel, algo que a mí me encanta.






(© Fotos Jordi Poch-Dry Martini Madrid)

Fernando del Diego. Célebre por su local Del Diego (Reina, 12. www.deldiego.com) y claro ejemplo de talento y pasión desmedida. Siendo apenas un niño comenzó como chico de los recados en Chicote y ya nunca quiso desvincularse de la calidez de una barra. 

Basándose en los parámetros clásicos, cree en la perfección y en la intuición, en ese sexto sentido que le lleva a sugerir un combinado, y no otro, dependiendo de cada persona.

Shuzo. La suya, en el 52 de Jorge Juan, es una barra pequeña pero agitada en la que el magnetismo entre cliente y barman es bidireccional. Él los mima y ellos, se dejan querer. Silencioso y brillante, este oriental conoce todos los entresijos de las bebidas y las combina con los ingredientes que, siempre bajo su punto de vista y nada que ver con modas, considera más oportuno. 

Pero tengo más ‘favoritos’ en la noche… Como Mario Villalón de El Padre (Serrano, 45. www.elpadrerestaurante.es) o el trío de ases de Fuse (Hotel Puerta América. Avda. de América, 41. www.fusepeople.com). Es decir, Paula Roque, Víctor García de Haro y Ramsés Jiménez quienes explotan el lado más juguetón de la coctelería.



 (© Foto Matías Perez Llera)

Ah, y mi último hallazgo es Carlos Olivares de The Gin Room (Academia, 7). Él ha hecho que vuelva a adorar el gin tonic… y eso, parecía algo imposible.




(© Fotos Juanjo Lezamiz)


La noche... ¿por qué me gustará tanto?

8 comentarios:

  1. Pues yo desde que tuve niños no valgo para la vida nocturna. Aunque pensándolo bien, como no la piso no sé si valgo...
    De todos modos tomo nota de lo que cuentas, por si las moscas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Afortunadamente, los bartenders que cito también miman el apartado sin alcohol y elaboran auténticas delicias sin un grado de más. Además... de vez en cuando volver de día -al siguiente, claro- sienta taaaaaan bien.

    ResponderEliminar
  3. Como una mamá pato que se precie, debo decir e insistir en que mis chicos Fuse son los más guapos, los más simpáticos, los mejores... Aunque esta noche me dejaré cautivar por el ritmo de la cocteleros de Dry martini Bcn... A ver si se acercan un poquito al nivel mis niñós

    ResponderEliminar
  4. En Dry Martini Bcn hacen un Bramble espectacular, y un Cosmopolitan de película. Y no nos dio tiempo a probar más, ¿no, María?

    ResponderEliminar
  5. Alexandra, dos está bien, el resto para la próxima visita!! Mi cóctel favorito, sin duda, el bloody mary!

    ResponderEliminar
  6. no es que yo seo o me considere gran conocedor de su persona(por desgracia y lejania sobre todo)pero por las veces que hemos coincidido, he de decir que no la veo yo canalla canalla...quizas malilla,canallilla.
    no, enserio, desde el aprecio que te tengo a ti y a las "chicas news"haces bien en ser canalla. y puestos ha beber, hagamoslo con estilo y calidad que ostia.!!
    un abrazo, gran post.!!

    ResponderEliminar