jueves, 10 de febrero de 2011

Naturalmente

¿Dije que envidiaba a franceses y holandeses? ¿Y también a alemanes y belgas? Una vez más, así es. Por su compromiso eco y sus magníficas tiendas en las que adquirir, a modo de rutina y no como gesto excepcional, cosmética, alimentación y toda suerte de artículos amables con el medio ambiente y con nosotros.


Afortunadamente, en Madrid aumenta el número de este tipo de establecimientos. 


Me encanta la cosmética. Será porque mi rostro concentra todos los tipos de piel posibles. Porque me gusta que cuando tocan mi cuerpo digan: ¡Qué suave! Y porque me fascina untarme diferentes texturas, percibir aromas que estimulan los sentidos...


En Pretty Good (Plaza de San Miguel, 5. www.prettygood.es) podría pasar una larga temporada. Mucho más teniendo que en cuenta que Ana, propietaria junto a Arancha, es una delicia. Y habla tanto como yo, ja!.



Reúnen firmas internacionales y también nacionales. Como Matarrania, creada por Evelyn Celma y que recupera el excepcional aceite de oliva de la comarca homónima de Teruel. De ella es el aceite corporal con el sensual aroma de ylang-ylang, clavo y canela y del que yo me declaro fan absoluta. 






Más productos, todos con los pertinentes sellos. Ah, y los precios no resultan nada caros. Como muestra, la firma parisina Cattier. Su solución micelar es única. Como lo son las líneas de bebé Bubble & Cream o REN, sofisticada y elegante. 



(© Fotos Pretty Good)


Más cosmética pensada para cada etapa vital, desde la infancia a la madurez pasando por la maternidad. Y también alimentación, ropita y mucho más en Naturale (Hernán Cortés, 18 Local. www.e-naturale.com). Además, ante cualquier duda, Lorena explica y detalla las propiedades y beneficios de cada artículo. 


(© Foto Naturale)

Todavía no ha conseguido convencerme para que pruebe Raw Gaia, cosmética orgánica, vegana, cruda y que, incluso, se puede comer. (No, creo que no!)

Cerca, se encuentra Ecomanía (Belén, 4. www.eco-mania.es). La apuesta de César pasa por objetos para el hogar, desde utensilios para la cocina a velas y perfumes para crear una atmósfera cálida. 


(© Fotos Ecomanía)


Pero también lavavajillas sin detergente, ropita para bebé y para adulto confeccionadas en algodón orgánico 100% o bambú, de gran absorción, secado rápido y propiedades antibacterianas naturales. 

¿Más? Juguetes, pinturas con ceras naturales y cuadernos sin cloro, es decir, blanqueados de forma no contaminante. 

Tres pistas para curiosear, comprar y aprender. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario