miércoles, 14 de diciembre de 2011

Destinos ocultos

Por recónditos, cuasi inaccesibles y desconocidos. Lo cierto es que quedan mil y un lugares en los que buscar refugio.

Mientras, fuera puede llover, nevar, brillar el sol o el tiempo detenerse... no importa, dentro seguro que uno se siente en calma.

Estos son mis últimos hallazgos: 


A 80 kilómetros de Barcelona, se encuentra Cabañas en los árboles (Carretera de Vallclara, s/n. Sant Hilari Sacalm. Tel. 625 411 409.  www.cabanesalsarbres.com).



Colgadas en los árboles, a ellas se accede a través de un puente y una escalera. No cuentan con electricidad ni agua corriente, pero a pocos metros se encuentra la Masía de la Vileta, con todos los servicios.


Decoradas de forma muy acogedora, permiten disfrutar de una experiencia inusual: amanecer entre las ramas de majestuosos árboles y contemplar unas fascinantes vistas del Montseny y de los Pirineos. 




Mientras, en la terraza, se degusta el desayuno que llegó en una cesta. No se necesita, por lo tanto, ningún plan extra porque ¿es o no es un lujo respirar aire puro y escuchar el canto de los pájaros?



(© Fotos: Cabañas en los árboles)

Despertar en el Parador de Bielsa (Valle de Pineta, s/n. Bielsa. Tel. 974 501 011. www.parador.es)  debe enmudecer al más insensible. 


Es un refugio pirenaico que concede el privilegio de contemplar Monte Perdido y de recuperar el contacto con la Naturaleza, a quien con tanta frecuencia olvidamos. 


(© Fotos: Parador de Bielsa)

En los confines de la tierra, es decir, en Finesterre, existe un faro y en él, tan sólo cuatro habitaciones. Es O Semaforo (Faro de Finisterre. Tel. 981 725 869. www.osemaforo.com)


Construido a 143 metros sobre el nivel del mar, amanecer aquí debe resultar, sencillamente, indescriptible.

(© Fotos: O Semaforo)

Y es que el entorno posee una energía especial. Muy especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario