domingo, 11 de diciembre de 2011

Su propia colección

Elegir de unos y de otros; lo bonito de cada uno. Son diversas las tiendas madrileñas -y del resto del mundo, claro- que encuentran su identidad uniendo la de varias firmas. En el concepto 'multimarca' se encuentra su razón de ser pero, eso sí, diferenciándose del resto.

Como Gerardo, quien presenta en su exquisita tienda, llamada Sin clon ni son (Plaza del Dos de Mayo, 10. Madrid. Tel. 91 522 78 15 www.sinclonnison.com), prendas de vestir, calzado y otros complementos de una excelente nómina de creadores. A ella une sus diseños y el resultado es, según apunta, “su propia colección”.

Dirección encantadora, además, situada en la Plaza del Dos de Mayo, que afortunadamente se está poniendo cada vez más bonita. Ocupa la antigua Mercería Aurora. De ella quedan vestigios en el exterior, como el cartel de la puerta, y en el interior, véanse el mostrador y las estanterías con cajoncitos en los que cabe de todo. Aquí y allá multitud de detalles que denotan un carácter especial. Porque Gerardo no solo apuesta por la moda sino también por el mobiliario. Se pueden encontrar, entre otras piezas, lámparas antiguas recuperadas con el toque particular de Dosdetres.



Para vestir, propuestas de los pies a la cabeza. Empezando por las zapatillas de la antigua casa catalana Maians, ahora objeto de culto de los más modernos, y continuando por los trajes que, precisamente, él confecciona a medida. Para ellas, nos gustan los vestidos que Cecilia Sörensen diseña con sábanas antiguas en las que respeta los bordados y otros detalles pero que tiñe de nuevos colores.





Como bonitos son los modelos de Vie et Vie, entre otros, un bellísimo vestido de encaje en azul petróleo que ahora habita mi armario. 

Para los días de frío que ya llegaron, Esther, su madre, teje bufandas y chales que envía desde su país de origen. Sombreros, bolsas de tela para llevar cómodamente las cositas, corbatas, o las carteras del colegio ahora tan de moda de Sandqvist…


(© Fotos: Sin clon ni son)

Esto y mucho más convierten la colección de Gerardo en un genial hallazgo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario