miércoles, 23 de mayo de 2012

Flores, no solo en primavera

En mi barrio no crecen flores, pero las hay por doquier. Chamberí está salpicado de floristerías tradicionales. Frente a mi portal, un poquito más adelante y también en las calles aledañas.

Mi florista favorito, Javier, en Alonso Cano, 65, me dice que ya no es lo que era, pero que sigue habiendo vecinos que se alegran el día con un ramito o una planta natural. Yo también lo hago. Mucho más cuando él o su mujer me regalan esas flores tan abiertas que ya nadie compra. 

Y como me alegra saber que Isabel Marías, que cerró su coqueto rincón de Conde Duque, continúa creando auténticas obras de arte en un taller en la calle Arroyo Opañel, 9. Es preciso pedir cita. Su alter ego y particular universo mágico se llaman Elisabeth Blumen (www.elisabethblumen.com).




Ni flores habituales ni tampoco celofán o formas rígidas. Ella derriba estereotipos, entre otros, que son bellas sólo en primavera.



Y es que el otoño y el invierno, cada uno con sus colores, hojas, frutos, bayas y arbustos brinda infinidad de posibilidades. 




Incluso las secas, que ella combina con objetos antiguos, es decir, latas y jarrones que encuentra en mercadillos de medio mundo. 



Hace algún cumpleaños, María, que entonces era la vecina de arriba de Isabel, bajó y le pidió un adornito para mi cuento. Todavía lo guardo. Me gustan las flores secas. 




(© Fotos Elisabeth Blumen)

Dueña de una exquisita elegancia, sus obras destilan clasicismo y notable romanticismo. Sin duda, es una cuestión innata pero cada vez más floristas imparten cursos y, quizá, poniendo suma atención, algo puede contagiarse. 

Por ejemplo, Donna Stain, conocida por su libro Diseño floral, y autora de los arreglos que ensalzan el carácter sofisticado del Hotel Arts de Barcelona (www.hotelartsbarcelona.com).


El 9 de junio, dirige un taller inspirado en el Mediterráneo y la llegada del verano. Impartido en inglés y castellano, es una grata oportunidad para profundizar en este arte efímero.


(© Fotos Hotel Arts Barcelona)

Precisamente, espero que en los meses estivales Sally Lerma Hambleton, responsable de The Workshop Flores (Gabriel Lobo, 10. www.theworkshopflores.com), y sus talleres regresen al patio del Museo de Sorolla, donde el año pasado, fue un gran éxito.

No faltaré a la cita... deseando contagiarme de su impronta chic y vintage.

No hay comentarios:

Publicar un comentario