viernes, 4 de mayo de 2012

Música del alma

Pone las pilas o calma. Sube al ánimo o supone un pasaje hasta las profundidades más absolutas. Porque, sobre todo, está vinculada a momentos vividos, a personas y lugares que ya no volverán.

Sin música la vida sería otra. 

Me gusta que me regalen canciones y descubrir listas de ellas. Como las que Teresa Compairé reúne en un blog tan exquisito como El Hedonista (www.elhedonista.es).

De amor, de esas que dejan huella, de las que cierran las heridas o imprescindibles las 24 horas del día...

Me gusta su particular selección que me ha llevado a volver, una vez más, a la poesía sonora de alguien tan necesario como él, como Pablo Guerrero.

Es autor de letras delicadas, precisas.

Tu voz en los espejos
donde veía la noche.
Un pájaro y su vuelo 
señalan la salida.

Tu voz que trae reflejos
de silencios oscuros.
Siete gotas de sangre
de amapola en la nieve.

Tu voz, tu sentimiento.

Tu voz viene de vuelta
de las islas sin nadie.
Como lluvia resbala
tu voz sobre mi espalda.

Tu voz llena de azules
mis ojos cerrados.
Se desgarran las nueves
para llorar contigo.

Tu voz, tu sentimiento.

En su disco, Plata, gracias al que yo conversé con él, esta canción suena junto a Luz Casal.

Canciones que dejan sin palabras... Absoluta poesía. 

Por fin encontré uno de sus poemarios, sucedió en Arrebato (Palma, 21. www.arrebatolibros.com) refugio de letras independientes.

3 comentarios:

  1. María, tus regalos -que son canciones, que son poesía, que son miradas especiales sobre sitios únicos, que son sonrisas y pura alegría- tus regalos, decía, hacen que te admiremos aún más.
    Pablo Guerrero, por que tiene que llover a cántaros (como lo hace y como lo hará en estos tiempos nublados) es otro imprescindible que nos invitas a re-visitar. Y lo hacemos con gusto.

    G R A C I A S, de corazón¡¡
    Buen fin de semana.
    Miguel (www.elhedonista.es)

    ResponderEliminar
  2. Sin música la vida sería otra. Tienes razón.
    Miguel, María y Teresa, tres perfectos desconocidos unidos ahora por una misma emoción. La de compartir una canción que nos gusta. No hay nada igual. Ese es el poder de la música. El que la siente, lo sabe.
    Teresa Compairé

    ResponderEliminar
  3. Se supone que se me dan bien las palabras... pero me he quedado sin ellas. Gracias!

    ResponderEliminar