miércoles, 14 de agosto de 2013

Volver a Gerona






Septiembre, en mis recuerdos, es sinónimo de vacaciones en familia. El destino terminó siendo, en los últimos años, el mismo: la Costa Brava. 

Tiempo después, pienso en coger la furgoneta y dirigirme a Gerona. Sumergirme en su mar Mediterráneo, tumbarme a la sombra de los pinos y, por la mañana, correr, parar y recoger piñones.

Si volviera, procuraría no perderme algo. Procuraría tener mesa en Los secretos de Toshiko y conocer a ella, esa mujer que guarda sorpresas, y a Fede. 




Procuraría hacerlo porque yo siempre tengo hambre y si la propuesta es japo, mucho más. Porque me gusta conocer a las personas, ésas que convierten un almuerzo o cena en un recuerdo imborrable.

Por ello, en el cruce oportuno, giraría el volante hacia Mas Coquells (www.mascoquells.com), en Vilanant. Llamaría a la puerta de esa masía del siglo XIV y esperaría respuesta. 

Toshiko cocina los alimentos cercanos. Observa la tradición de su país y la une al producto del Empordà. 

Procura integrar el ying yang en todas sus especialidades. Y el equilibro se roza con el paladar. 






(© Fotos Mas Coquells)

Rumbo a Gerona, pronto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario