miércoles, 23 de noviembre de 2011

Navidad y esas cosas

Últimamente, cada vez que digo 'No me gusta la Navidad' creo que me engaño a mí misma. Debe ser un signo de rebeldía contra lo establecido, sin más. El caso es que en mi familia no celebramos estas fechas como suele hacerse. O no lo hacíamos hasta que llegaron ellos: Claudia, Diego y Álvaro, quien en apenas un mes vivirá sus primeras navidades con nosotros, en casa de los abuelos. Y he de confesar que con niños es genial. Ellos no saben de consumismo -todavía- y piden unos zapatos, un cuaderno para colorear y un coche azul teledirigido, sin marcas -todavía-.

Este blog trata de sensaciones amables así que no diré que no me gustan las luces como aquellas que adornan las principales vías de Madrid, ciudad que habito, y que en una ocasión casi provocaron un accidente. Ellas, sí, concretamente una, 'Canuto', que hizo que Óscar, mi amigo de 'batallas foteras', mirara más de la cuenta... y no precisamente al coche de delante. No diré tampoco que no entiendo por qué se inicia tan pronto el bombardeo comercial y el mundo sucumbe.

No. Diré, sin embargo, que trae iniciativas amables que llaman a ese sentimiento de solidaridad acentuado, por fortuna, en estas fechas y que tienen como fin recaudar fondos para los más desfavorecidos. Así que adelantándome yo también a esos días festivos, destaco el Mercadillo Solidario que, a favor de Médicos Sin Fronteras y el trabajo que realiza en Somalia, se celebra desde este viernes y hasta el domingo, 27 de noviembre.

La cita es en Ayre Gran Hotel Colón (Pez Volador, 1. Tel. 91 400 99 00. Madrid. www.ayrehoteles.com). Se trata de una oportunidad para adquirir complementos, artesanía para casa (precisamente, adelantándonos a los regalos que la mayoría intercambia), recibir reiki, aprender a elaborar sushi, disfrutar de un espectáculo de magia y mucho más... Como la ocasión de adquirir los bocados y refrescos que, de forma desinteresada, han donado empresas como Solobuey, Sushiwakka, Kocko, Viena La Baguette, The Water Company.

Esta vez, sí merece pensar en la compras navideñas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario