miércoles, 12 de octubre de 2011

También adoro merendar

Quizá este blog debería estar especializado en desayunos. No es mala idea, cierto. Pero hoy he decidido merendar. Porque ya desayuné, claro.

Aunque lo cierto es que en Oíta (Hortaleza, 30), mi último descubrimiento, se comienza, continúa y concluye el día de forma dulce, salada y siempre deliciosa. 


Un maravilloso ejemplo de delicadeza y buen gusto, literalmente, obra de las hermanas Vidal. Ellas -Pilar, María y Rosa-, asturianas, pusieron su pica en Madrid en otra dirección tan apetitosa como Pomme Sucre (Barquillo, 49). Ahora apuestan por una fórmula que amplía la oferta de café, copas, etc.


Así, cuentan con un pequeño mostrador con sus especialidades y bollería más irresistibles (sus famosos cruasanes, no faltan). También apetecibles infusiones, zumos naturales o batidos. Sin pasar por alto el chocolate a la taza. Por su aroma, sabor y delicadeza, se antoja una taza y bizcocho cualquier tarde en las que apetece merendar como cuando éramos niños.


(© Fotos Carlos Rosillo Antúnez)

Música suave, una puesta en escena en la que los muebles vintage y otros objetos antiguos imprimen una personalidad única y un buen servicio convierten Oíta en la pista diez. Ah, y próximamente contará con brunch… Y yo tendré que iniciar un blog de desayunos... 

2 comentarios:

  1. a mi dame desayuno merienda y cena en un sitio como este,tiene todo lo que me gusta comida,vintage y buena decoración.
    feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Es un lugar realmente especial, cierto! Te encantará. Feliz domingo,

    ResponderEliminar