domingo, 8 de enero de 2012

Pese a todo

Pese a los días grises que se sienten de vez en cuando. Y a esas cosas feas que a veces parecen la norma. Pese a todo ello, Madrid sigue siendo una ciudad hiperactiva. Lo es gracias al tesón de multitud de emprendedores que no temen, que arriesgan y que se atreven.

Y la ciudad se llena de nuevas direcciones que apetece conocer. Éstas son algunas de las pistas que, más pronto que tarde, descubriré.

DO (Fernando VI, 13. www.dodesign.es). Porque me gustan los lugares con alma en los que domina un aire de naturalidad, de belleza sin importancia.


Intuyo que éste lo tiene; y que invita a dejarse contagiar por un estilo de vida que hace el día a día, sin duda, más agradable.



En un mismo espacio, se encuentra decoración, mobiliario, moda, accesorios, galería de arte y revistas, papelería. Además, se puede tomar un tentempié en su café.

(© Fotos DO)


Sin ir lejos y hablando de cositas ricas para beber y comer, anhelo visitar La Magdalena de Proust (Regueros, 8. www.lamagdalenadeproust.com).



Es otro multiespacio para realizar compras suculentas realmente naturales; tomar pan rico; hacer un curso de cocina y recuperar el gusto por los sabores que encienden un botón mágico y evocan deliciosos recuerdos.





(© Fotos La Magdalena de P.)


Como aquella magdalena, la más literaria de la historia. Como esas sensaciones, pequeños escalofríos que emocionan y que hay perseguir... constantemente, sin descanso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario