viernes, 20 de enero de 2012

Pinchar, cocinar y ¡listo!

Hace apenas unas semanas recordé una escena familiar. Aquella que protagonizábamos en ocasiones muy especiales. Entonces, nuestra madre nos sorprendía con una fondue. El salón se llenaba del olor a alcohol de quemar, carne, salsas y diversión.

Compartir con mis padres y hermanos esta atracción dominical, es otro de mis gratos recuerdos de infancia. Me encantaba preparar diferentes salsas con ella: tártara, vinagreta con las verduritas en trocitos minúsculos, con mostaza... Luego, cada uno nos pedíamos un pincho marcado por un círculo de un color diferente y comenzaba el festín. Y las risas por las confusiones entre los colores.

Recientemente, he revivido esa escena, pero en otro escenario, con otra compañía. Y es que Le Pain Quotidien (www.lepainquotidien.es) ha introducido esta propuesta en su carta de cenas.

De queso fundido en el que se sumergen mini patatas y verduras cocidas. 
También de ternera y cinco salsas.


Y claro, el pan, característico de esta casa belga expandida en medio mundo y que apuesta por lo eco.



 Un pan que a mí me resulta irresistible y del que no dejé ni una miga -creo-. 

Los golosos pueden enloquecer (o casi) con el chocolate -negro o blanco- con frutas naturales y variadas.


Sin duda, le diré a mi madre que deberíamos recuperar nuestras fondues dominicales...

(© Fotos Le Pain Q.)


E ir a desayunar a este lugar que cada vez me gusta más y que descubrimos en Nueva York.

2 comentarios:

  1. ¡Pero qué apañada tu madre ;)! Con lo que me gustan las fondues, sobre todo las de queso y chocolate, queda apuntada la recomendación ;). ¿Te pasarás por Fitur el finde ;)? ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Hola Susana, mi madre es una gran cocinera y gourmet! No, me marcho fuera. Besitos,

    ResponderEliminar