miércoles, 27 de junio de 2012

Cabo de Gata, paisaje lunar

Naturaleza prodigiosa. Generosa, multicolor pero también desnuda, que parece de otro planeta y que en su aparente pobreza alberga un riqueza ecológica y animal insospechada.

Sí, hay lugares que me emocionan sobremanera por su rotundidad estética. Son Lanzarote, el Cabo de Creus y el de Gata. De este último regreso...

Ponme sol, brisa, mar y un paisaje desértico que yo me sentiré en un oasis.

Buscaré descanso en el Cortijo del Aire (www.cortijodelaire.com), sin lujos, pero familiar, con un gran perro, un desayuno sencillo y la voz de Norah Jones, de fondo.



Regentado por una pareja de alemanes que decidió dejar su país y quedarse en su particular paraíso, es una casa rural con vistas al mar.



Y el viento, claro, golpea en las ventanas y se cuela por debajo de las puertas y arrastra aroma marino.

A ese mar que es pura calma en playas como Mónsul, con la roca, los peces en el fondo y la arena oscura que brilla sobre la piel.





(© Fotos Cardamomoyclavo)


Ese mar que es profundidad absoluta en la de Los Muertos. Y que mece el sueño sobre la toalla...

¿Por qué yo no tendré el arrojo de estos alemanes?

2 comentarios:

  1. ¡Ay, eso digo yo! Tengo ganas de conocer esa zona y esa casa rural parece perfecta para empezar ;). ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. No dejes de conocer Las Negras, Agua Amarga, etc, etc, etc... querrás quedarte, Susana!

    ResponderEliminar